Anchipurac consume el tercio de electricidad que un edificio similar

26 de agosto 2019

Más de la mitad de la corriente que utiliza es generada a través de energías limpias provenientes de los 150 paneles solares que cubren un sector de su estacionamiento.

El Centro Ambiental Anchipurac, primer edificio bioclimático de la región, tiene 3.850 m2 cubiertos y consume la tercera parte de electricidad que un edificio convencional similar. Y, si este dato denota cuidado de recursos, se suma que la mitad de la corriente que utiliza la generan sus 150 paneles solares que conforman 450 m2 que cubren parte de su estacionamiento.

De acuerdo a los datos otorgados por la arquitecta Claudia Agnelli, directora del Centro Ambiental Anchipurac, este edificio sustentable consume un promedio de 29 kw/h de energía, mientras que un shopping, un hotel o un museo de similares condiciones de uso y superficies consumen entre de 180 kw/h y 250 Kw/h en iluminación, climatización y funcionamiento en general.

Una de las razones de porqué Anchipurac tiene un bajo consumo de energía es su diseño bioclimático. La disposición del edificio en el eje longitudinal este-oeste, con una longitud de 180 metros, permite la optimización del asoleamiento aprovechando el recorrido del sol dando mayor luminosidad en toda la fachada norte, permitiendo iluminación natural durante la mayor parte de las horas del día. Además, se suma a este concepto la ventilación cruzada que, a través de las aberturas en la fachada sur, permite una correcta distribución de aire puro en los días donde no se necesita utilizar la climatización y se da acceso a las brisas frescas.

El soterramiento del 50% del edificio es un factor importante en la climatización ya que la construcción adquiere las temperaturas geoestacionales de la tierra. Es decir, en invierno mantiene la temperatura calidad conservada del verano y viceversa en verano. Por su parte, los muros anchos y aislados conforman otros aspectos que ayudan a conservar las condiciones de un ambiente acondicionado en temperatura, humedad y en calidad de aire. La eficiencia energética se considera un factor clave en todos los aspectos edilicios y de uso de este singular edificio.

A esto se agrega que la energía geotérmica que utiliza el Centro Ambiental permite ahorrar un alto porcentaje de energía en climatización, más del 80 % respecto a edificios con sistemas convencionales.

El sistema geotérmico funciona a través de unidades de tratamiento de aire, perforaciones, bombas geotérmicas, conductos de distribución del aire en el interior, impulsión y retorno por cielorraso; y 2 circuitos cerrados de agua, uno interno y otro externo.

En el exterior del edificio, 31 perforaciones en el terreno conducen el agua (del circuito cerrado externo) por zondas geotérmicas o caños hasta 40 metros de profundidad. El agua, que circula por los caños, adquiere la temperatura estable de la tierra a esas profundidades, que se encuentra entre 16 y 18 grados centígrados. Con esa temperatura, el agua pasa al circuito de agua cerrado interno en la sala de máquinas para lograr en el edificio la climatización deseada. Las temperaturas de confort alcanzadas, en el interior del edificio, varían entre los 21 grados para el invierno y los 24 grados para el verano. Es decir, las bombas geotérmicas tienen que elevar la temperatura del circuito interno cerrado de agua, unos pocos grados para llegar a la climatización adecuada. En edificios no bioclimáticos la climatización debe elevarse o bajarse desde la temperatura ambiente, es decir, si la temperatura ambiente es de 5 grados debe elevarse 16 grados hasta llegar a los 21.

Es de destacar que el edificio Anchipurac no emite gases de ningún tipo a la atmósfera por no usar equipos de aires acondicionados, ni gas natural o envasado, ni se quema combustible fósiles para su acondicionamiento. De esta forma, contribuye a la disminución de efecto invernadero. Los sistemas utilizados son altamente eficientes en cuanto a consumos de energía, pero también son sistemas no contaminantes.

El Centro Ambiental de San Juan posee un sistema integrado de monitoreo en tiempo real de las condiciones que conforman su arquitectura bioclimática, energía solar fotovoltaica y Energía geotérmica por agua. Esto nos permite establecer a través de estudios diarios y en diferentes periodos, cuál es la eficiencia y el rendimiento de los sistemas mencionados, en forma individual y en su conjunto. Es así que se pueden establecer comparativas no solo entre edificios convencionales y bioclimáticos, sino también variables directas en relación a inversiones, mantenimiento, costos, amortizaciones, beneficios a la salud y beneficios ambientales, entre otros.

Todos estos datos serán dispuestos a profesionales, empresas y gobierno como herramienta de estudio y diseño en nuevas edificaciones o bien para construcciones existentes donde se podrían implementar sistemas más eficientes y, con ello, disminuir el impacto en los costos de energía y la disminución de emisión de gases de efecto invernadero.

Climatización sectorizada y programable con la temperatura deseada
Las bombas geotérmicas en el circuito cerrado interno forman un sistema de serpentinas que, en invierno, llevan agua con la temperatura elevada. El aire circula alrededor de las serpentinas y va subiendo su temperatura por el contacto con éstas. El sistema de conductos en cielorrasos lleva el aire climatizado a todos los sectores del edificio.

Consumo de las bombas geotérmicas
Las bombas geotérmicas que, según el periodo estacional, elevan o disminuyen la temperatura del agua consumen 7 kw/h. Pero con el encendido de una sola bomba durante 5 segundos alcanza para acondicionar el agua a la temperatura deseada durante varios minutos.

Además, este sistema de vanguardia a nivel mundial permite obtener, a través del mismo proceso, agua caliento todo el año para sanitarios, cocinas y otros sectores.

Loading Facebook Comments ...
Shares