Las claves para detener la escalada del dólar

2 de julio 2018

El Instituto para el Desarrollo Argentino (IDESA) consideró que la solución a la suba del valor de la divisa norteamericana radica en la reducción del gasto público y no en la venta de dólares del Banco Central.

La escalada del dólar no se detendrá con más ventas de dólares del Banco Central ni con el auxilio de Fondo Monetario Internacional, sino con la baja del gasto público que implique reducción en subsidios y corregimiento de los programas sociales, consideró el Instituto para el Desarrollo Argentino (IDESA) en su Informe Nacional publicado ayer.

Para la institución, lo que provoca la intensa y persistente presión alcista sobre la divisa norteamericana en el país obedece a una distorsión artificial de su valor real: «En el año 2017 -cuando el dólar se ubicaba por debajo de los $20- se observaba que había un exceso de importaciones sobre exportaciones por aproximadamente U$S 5 mil millones, un envío de remesas al exterior por otros U$S 15 mil millones y un saldo negativo de la balanza de servicios -donde se destaca el turismo en el exterior- por casi U$S 10 mil millones.»

«Estos datos señalan que, a valores del dólar inferiores a $20, había una demanda anual del orden de los U$S 30 mil millones. Esta necesidad de divisas fue cubierta principalmente por el ingreso de unos U$S 34 mil millones generados por nueva deuda externa en dólares que contrajo el Estado. Bajo el argumento de que hay que avanzar gradualmente en el ordenamiento fiscal para evitar costos sociales se indujo un sideral ingreso de divisas vía deuda externa. La abundancia produjo un valor artificialmente bajo del dólar. La contrapartida fue el desaliento a las exportaciones, el aumento de las importaciones y el masivo turismo en el exterior», añadió.

En ese sentido, IDESA consideró que la estrategia del Gobierno nacional es «endeble» y «visible», no solo por «lo que muestra la Balanza de Pagos sino porque las reducciones de déficit fiscal primario (que destacan con insistencia las autoridades) apenas alcanzan para compensar el aumento en el pago de intereses que genera el endeudamiento. Como el déficit total (primario más intereses) no baja, la necesidad de continuar tomando deuda no se detiene. Esto explica la desconfianza de los inversores, aun cuando se haya logrado un acuerdo con el FMI por montos inéditamente elevados».

«Que el Estado ahora cuente con estos dólares no resuelve el problema de fondo ya que más temprano que tarde serán consumidos por el déficit fiscal total que no baja. La persistencia de las turbulencias, aun con acuerdo con el FMI, demuestra que el problema no es la escasez de dólares sino el exceso de gasto público.»

Por ello, añadió el informe, la escalada del dólar únicamente puede detenerse con «una estrategia consistente de reducción del gasto público», para lo cual «es clave continuar con la eliminación de los subsidios a los servicios públicos que benefician a segmentos de ingresos medios y altos y revisar los programas a través de los cuales los ministros nacionales derrochan recursos pretendiendo cogestionar servicios a cargo de las provincias y los municipios».

«También hace al ordenamiento fiscal que la Nación deje de administrar los servicios públicos que deben estar a cargo del gobierno de la Ciudad Autónoma y la Provincia de Buenos Aires», referido a las prestaciones de agua, energía eléctrica, gas y transporte.

Además, destacó el IDESA, otro factor fundamental en la reducción del gasto es «revisar cada uno de los programas sociales, incluyendo el sistema previsional» debido que «el gasto en jubilaciones y pensiones es el mayor del Estado y viene creciendo al 30% anual, muy superior a la tasa que crecen los ingresos públicos. Por eso, es inconsistente insistir en la postura de no corregir costosas injusticias como, por ejemplo, la doble cobertura previsional que provoca la regla de pensión por fallecimiento».

 

(Fuente: MDZ)

Loading Facebook Comments ...
Shares