La oposición meterá presión para frenar el alza en los servicios públicos

18 de abril 2018

El PJ dialoguista y el massismo se sumarían a la jugada K, hoy a las 11:00 horas. Cambiemos puede bloquear el debate, pero con altos costos políticos.

Envalentonada por encuestas que hablan de una marcada preocupación por los aumentos en tarifas, combustibles y transportes, con fuerte impacto en la inflación y en los bolsillos, la oposición en Diputados buscará este miércoles plantearle una dura pulseada al Gobierno en un terreno que le duele, y en el que el macrismo tiene sus propias diferencias con radicales y cívicos. A las 11, el kirchnerismo y otras fuerzas opositoras pidieron una sesión especial “contra el tarifazo”, en la que se proponen tratar proyectos para congelar tarifas y retrotraer valores a enero.

La clave del asunto es que esa sesión no quedará en testimonial: tendrá quórum, ya que los diputados del peronismo no K del interbloque Argentina Federal (AF), articulado con el massista Frente Renovador, se sentarán en las bancas con su propio proyecto que, a diferencia del kirchnerismo, no propone un congelamiento sino un aumento “racional” de tarifas y una fuerte baja impositiva, en la carga del IVA a los servicios.

La sesión “especial” -es decir, con un temario preciso- había sido pedida por diputados del FpV encabezados por el jefe de la bancada, Agustín Rossi, junto a Leonardo Grosso y sus pares del Movimiento Evita, Victoria Donda (Libres del Sur), Nicolás del Caño (PTS-Frente de Izquierda) y Luis Contigiani (Socialista), entre otros. Sin “quedar pegados” a los K, Argentina Federal y el massismo buscaron la vuelta para “dar el debate en el Congreso” de un tema que está al tope de las preocupaciones de la sociedad y pasarle factura al Gobierno, además de que necesitan mostrarse como alternativa para 2019.

¿Cómo terminará la película? Todo indica que habrá quórum, y el oficialismo de Cambiemos se verá obligado a entrar al recinto para afrontar la antipática misión de bloquear el avance de los proyectos. Es que, al no tener dictamen de comisiones, para ser tratados en el recinto sobre tablas cualquier proyecto necesita los dos tercios de los votos de los presentes.

Por si esto fuera poco, el oficialismo avanzó contra viento y marea en su plan A, de hacer una sesión ordinaria a las 13, para convertir en ley proyectos consensuados como el de Financiamiento Productivo (Mercado de Capitales) y la creación de la Cédula Escolar Nacional, del senador Julio Cobos, para hacer un seguimiento de los alumnos hasta que egresan del sistema educativo.

Por el clima previo, hubo radicales que sugirieron no hacer esta ordinaria para no exponerse al “doble sopapo” de la oposición en el tema tarifas (primero cuando bloqueen, luego cuando empiece la ordinaria).

Es que también, la jugada en la que confluirá toda la oposición mete una cuña fuerte en Cambiemos, donde hay fuertes diferencias y críticas abiertas al ministro de Energía, Juan José Aranguren. Por caso, el jefe nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, cuestionó a Aranguren y Elisa Carrió se quejó en público por las subas de servicios y su impacto en la clase media. Carrió metió presión con un pedido de informes a la Rosada, y los radicales harán llegar este miércoles al Presidente Macri su propuesta alternativa sobre tarifas, de corte moderado.

El proyecto de AF y el massismo fue cerrado por Diego Bossio y Marco Lavagna, junto al pampeano Sergio Ziliotto y el salteño Javier David. Propone subir tarifas -contra el 66% que, dicen, aplicó el Gobierno- desde el 1 de noviembre de 2017 de acuerdo al índice de aumento salarial (para hogares) y al de precios mayoristas (para empresas y pymes). Las empresas deberían devolver el excedente que cobraron en las próximas facturas. Hay más: propondrán una baja del IVA al 10,5%, hoy en 27% para empresas y 21% para hogares. En AF dijeron que el senador Miguel Pichetto -que arde contra los aumentos- dio el visto bueno y presentará un proyecto similar en el Senado.

 

Fuente: Clarín

Loading Facebook Comments ...
Shares