Lula negocia con la justicia su entrega para entrar a la cárcel

6 de abril 2018

El juez le había dado de plazo hasta esta tarde para su ingreso en prisión. Por su parte, los abogados cuestionan el decreto al asegurar que contradice la sentencia proferida en enero.

Fuentes cercanas a Luiz Inácio Lula da Silva afirman que el ex presidente brasileño negocia a la carrera cómo obedecerá la histórica orden judicial que le exige ingresar en prisión a las cinco de la tarde, hora de Brasilia (diez de la noche, hora peninsular española, tres de la tarde, hora de México). Al ex mandatario se le espera en los juzgados de Curitiba (Paraná) para comenzar los 12 años de su condena por corrupción; él, sin embargo, se encuentra en São Paulo, sede de su antiguo Sindicato Metalúrgico, arropado por sus seguidores y amigos, y preparando un discurso de despedida. Pero hay incontables detalles por cerrar todavía: si se entrega voluntariamente o espera a que vayan a buscarle, o si se aleja de Curitiba, donde le esperan cientos de detractores y periodistas, y consigue ser detenido en São Paulo.

Mientras, el país se encuentra sumido en una tensa espera. El ex presidente del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, Rui Falcão, ha asegurado, al llegar esta mañana a la sede del Sindicato, que el ex mandatario «solo se decidirá [si se entrega o no] al final de la tarde». Mientras tanto, los sindicatos han cortado carreteras y autopistas en cinco Estados. Del momento que llegará hoy se ha hablado durante incesantemente durante años. El día en el que, por primera vez en la historia del país, un ex presidente entra en prisión. Y el que lo hace es, además, el político más singular (y popular) de su democracia.

Su defensa, por su parte, ha presentado un nuevo recurso ante el Tribunal Superior de Justicia (STJ) para frenar el inminente ingreso en prisión del exlíder sindical, confirmaron a EFE fuentes del despacho de abogados.

Los abogados cuestionan el decreto de prisión expedido por Moro al asegurar que contradice la sentencia proferida por el tribunal en segunda instancia que en enero aumentó su condena de nueve a doce años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

 

Fuente: El País

Loading Facebook Comments ...
Shares