Buscan generar mayor conciencia sobre las enfermedades de riñón

5 de marzo 2018

Estiman que en la provincia hay cerca de 70 mil enfermos renales, pero la mayoría no lo sabe. Desde Salud Pública apuntan a la concientización.

A poco de conmemorarse el Día Mundial del Riñón, la referente de la Unidad de Salud Renal del Ministerio de Salud Pública, Dra. Dora Amado,  explicó las características de la enfermedad renal.

La profesional señaló que “muchas personas creen que cuando se tiene enfermo el riñón se apagó todo, y no es así. Tenemos muchísimas cosas para hacer, pero sólo lo da la comunicación con la población. Necesitamos que se informe a la población sobre el riñón”.

Y agregó: “Los comunicadores deben generar algo que es esencial en todo programa sanitario que es el valor público, esto se genera con el conocimiento y la difusión de lo que estamos hablando. Difícilmente una persona que esté en su casa, que orina con espuma, que se siente cansada, que tiene anemia, que tiene la presión alta, que sabe que es diabético, va a saber que está afectado el riñón si no existen herramientas de comunicación social que eduquen a la población. Porque la salud es una construcción social, no pasa por el ambiente médico solamente. Hay que saber qué es un riñón, para qué sirve, cómo cuidarlo, qué síntomas te da y qué podés hacer si estás enfermo”.

Con respecto a la situación en la provincia, Amado indicó: “Trabajamos con la Unidad de Enfermedades Crónicas y con la directora de Programas, y hemos sido felicitados y premiados a nivel nacional por el diagnóstico de situación que se hizo a través de la aparatología del programa REDES en conjunto con la División Bioquímica. Así se establece la red, los bioquímicos denuncian a la Unidad de Salud Renal y en base al grado de enfermedad que un paciente tenga, le damos turnos protegidos en APS o en el servicio de nefrología”.

“Eso garantiza la accesibilidad del diagnóstico y el cuidado progresivo de los pacientes, garantiza que si necesita un diagnóstico por biopsia lo podemos hacer y también si necesita dializarse o trasplantarse”, agregó.

“Nosotros tributamos en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA). Hace tres años esto era sumamente engorroso porque la creatinina no tenía un control de calidad que nos permitiera usar las fórmulas para estadificar el grado de enfermedad renal. Esto hacía que tuviéramos que filtrar de a miles de historias clínicas y no obteníamos datos porque algo nos faltaba. No sabíamos cómo ubicar al paciente o no sabíamos qué factores de riesgo tenía porque estábamos viendo laboratorio solamente”.

Asimismo Amado manifestó que “con esta red de diagnóstico y bioquímico renal y la red de tratamiento renal, en menos de tres meses hemos llegado a diagnosticar 140 pacientes con certeza, con nominalización, que nos permite buscarlos e integrarlos al sistema de salud. No es que los otros no estén integrados, pero el sistema ha sido más eficaz, más eficiente, permitiendo que una enfermedad asintomática llegue en sus primeros estadíos y se puedan realizar acciones de prevención”.

Y continuó: “Cambiamos un paradigma, ahora si el paciente tiene un factor de riesgo, independientemente de que el médico lo pida, el bioquímico lo va a pedir. Si es un diabético y no le pidió el médico, se olvidó o no supo, y solamente le pidió la hemoglobina glicosilada, el bioquímico tiene la facultad de hacer la creatinina, hacer la proteinuria e informar a la Unidad de Salud Renal si ese paciente está enfermo”.

“Hay estudios de prevalencia esperada, esto es estudios multicéntricos extranjeros que nos dicen que la enfermedad renal afecta al 10% de la población en diferentes grados. Con esa lógica, en San Juan hay 70 mil personas que tienen la enfermedad renal, por lo cual 10 mil tienen alto riesgo. Nosotros tenemos que salir a buscar 10 mil personas”, explicó.

“La Red de Salud Renal va a empezar a manejar grandes datos poblacionales. Vamos a construir la historia real porque no sabemos cuáles son las características locales que aceleran la probabilidad de enfermedad renal”.

Y finalizó: “Es una enfermedad que origina altos costos en vida, a medida que va avanzando aumenta el riesgo cardioavascular, es más probable que en este camino desconocido una persona muera de un evento cardiovascular a que llegue a diálisis. Los que llegan a diálisis son sobrevivientes, esa es la historia que debemos cambiar”.

Loading Facebook Comments ...
Shares