Aseguran que hay «importantes avances» en el acuerdo Mercosur-UE

14 de diciembre 2017

Desde el gobierno argentino manifiestan que un tratado comercial entre ambos bloques podría ser firmado a principios del 2018. "Se alcanzaron avances muy significativos", dijeron.

El Gobierno argentino aseguró que se alcanzaron «avances muy significativos» en las negociaciones que se llevan adelante en Buenos Aires entre el Mercosur y la Unión Europea en busca de un acuerdo de libre comercio, a pesar de lo cual el mismo recién estaría cerrado en los primeros meses de 2018.

A la par de la XI Conferencia Ministerial de la OMC, los delegados de los cuatro países del Mercosur y sus pares de la Unión Europea mantuvieron esta semana reuniones en paralelo en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería, con la expectativa de alcanzar un primer acuerdo político que diera paso a las complejas definiciones técnicas.

A pesar de los esfuerzos, desde el Gobierno nacional se reconoció que si bien hubo «importantes avances» en los temas pendientes, los tiempos de negociación no ayudarían a realizar en Buenos Aires un anuncio que podría resultar histórico tras dos décadas de conversaciones.

Las negociaciones más sensibles del capítulo comercial del acuerdo de asociación birregional siguen siendo los sectores de agricultura, lácteos, carne y automotores.

«Estamos muy satisfechos con los avances que hemos tenido en las reuniones en estos días. Podemos decir que hubo importantes avances y creemos que nunca el acuerdo estuvo mas cerca de lograrse que hoy», afirmó una alta fuente del gobierno argentino a la agencia Télam tras el cierre de una nueva jornada de trabajo.

El espíritu que se percibía en los salones del Palacio San Martín, según describió la fuente, fue de que existe «coincidencia con la Unión Europea y los otros países del Mercosur de que se está frente a una oportunidad histórica».

«Fue un gran paso el que se dio en estas horas y se han logrado avances muy significativos», subrayó la fuente.

Esta semana hubo cinco mesas de trabajo, donde participaron 12 ministros y cinco jefes negociadores de ambos bloques, lo que remarca el nivel del diálogo político que las partes le impusieron a las negociaciones.

Otra fuente vinculada a las negociaciones expresó que a los equipos les esperan «semanas de trabajo, pero se pudo reafirmar el compromiso de lograr un acuerdo balanceado e integral, atendiendo las sensibilidades de ambos bloques».

Entre algunos de esos aspectos, se destaca que hubo avances en las definiciones de productos del sector agroindustrial, que era uno de los mas complicados y en el acceso para muchos productos de economías regionales que no estaban presentes en el acuerdo como limones, naranjas, mandarinas, merluza, vieiras, calamares, ciruelas, frutillas congeladas, huevos, miel, entre otros.

A partir de las nuevas definiciones alcanzadas en Buenos Aires, ambos bloques le estarán dando en las próximas horas instrucciones a los equipos técnicos para resolver las cuestiones pendientes y lograr acuerdo político, tras lo cual se abrirá al menos un año de un complejo trabajo técnico para definir la denominada letra chica.

«Estamos convencidos de que con los últimos trabajos en Bruselas y en Buenos Aires están dados los elementos para alcanzar el acuerdo político en el futuro cercano», afirmó una de las fuentes, aunque esa foto de la firma que se espera alcanzar en el marco de la reunión de la OMC deberá esperar hasta comienzos de 2018.

Además del impacto positivo en el desarrollo económico, la atracción de inversiones y la creación de empleo, el Gobierno argentino insiste en destacar que el acuerdo será «una señal muy clara para el mundo sobre la importancia de seguir potenciando los lazos comerciales como modelo de desarrollo».

Si bien ya se descarta que no habrá firma por estas horas, se destaca el esfuerzo de los cuatro países del Mercosur por el compromiso que han demostrado, y a la Unión Europea por la voluntad política de trabajar en estos días para solucionar los puntos que estaban pendientes.

Las reuniones abrieron el domingo con la participación por el bloque suramericano de los cancilleres de la Argentina, Jorge Faurie; de Brasil, Aloysio Nunes; de Paraguay, Eladio Loizaga; y de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa.

En el primer tramo de esta negociación hubo una reunión intra Mercosur, encabezada por los cancilleres de cada país, de la que también participaron por Argentina, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

En una segunda instancia, se incorporó la delegación europea, encabezada por Cecilia Malmström, comisaria de Comercio de la Comisión Europea, el organismo ejecutivo de la UE.

El acuerdo de asociación birregional se negocia en tres capítulos, de los cuales dos de ellos, el político y el de cooperación, están prácticamente cerrados.

En el capítulo comercial, las negociaciones lograron allanarse en los últimos meses en muchas cuestiones sensibles, como cuestiones sanitarias, propiedad intelectual, denominaciones de origen y compras públicas, pero subsisten las distancias en acceso a mercados.

Allí, el Mercosur busca que Bruselas amplíe la apertura de su mercado agrícolas, mientras que los europeos pretenden que el bloque suramericano mejore el cronograma de desgravación de los bienes industriales, con el argumento de que la mayor parte de las posiciones arancelarias están en la canasta de liberalización a 10 años.

Loading Facebook Comments ...
Shares