Capital, en una campaña para documentar a las personas que viven en la Terminal

24 de noviembre 2017

Cuando empezaron con los almuerzos solidarios junto a la fundación "El Otro", detectaron que en la Terminal de Ómnibus viven cinco personas que no saben qué edad tienen, ni cómo se llaman. Ahora investigan quienes son para poder hacerles su DNI.

Los almuerzos para personas en situación de calle, en el bar Barcelona, fueron el puntapié inicial para descubrir otro tipo de necesidades que sufren quienes viven en la Terminal de Ómnibus, de Capital.

Así «hablando con ellos», aseguró Alejandra Caneva, lograron detectar que hay cinco personas viviendo allí que «no saben ni como se llaman».

«Hay personas indocumentadas, así que estamos con el Ministerio de Gobierno para documentarlos. Algunos no saben ni como se llaman y estamos buscando las herramientas para saber quiénes son», contó Caneva.

Lo más llamativo es que no se trata de gente tan mayor y hay, inclusive, algunos nacidos en el 80 que desconocen su identidad.

«Vamos a ver, con Fabiola Aubone, si a través de las huellas dactilares podemos y si vemos que no es posible lo que hacemos es una especie de declaración sumaria», detalló Caneva.

El problema fue detectado porque desde hace meses, Capital junto a la fundación El Otro, organizan almuerzos todos los martes para personas en situación de calle.

«Ellos van a Barcelona y se los atiende como a un cliente más, queremos hacerlos sentir mimados. Ahí nos sentamos a conversar con ellos, escuchamos sus problemas y así nos enteramos de esta situación», relató Caneva.

Entre los indocumentados que desconocen su identidad hay una mujer enferma que no puede hacerse atender en el Hospital Rawson, justamente, porque le piden DNI y no lo tiene.

«Esto acarrea muchos problemas. Ésta persona prácticamente no puede caminar por una hernia y necesitamos que tenga su DNI para que se pueda atender en el hospital urgente», explicó Caneva.

Así las cosas el programa de los almuerzos se seguirá ampliando porque «conversando se detectan problemáticas», dice Caneva. Por eso ahora también van a algunos barrios de bajos recursos y traen a vecinos con sus niños a comer a Barcelona.

«La iniciativa surgió de Ricardo Azcona, el dueño del bar, y la verdad que nos pareció buenísima», aseguró Caneva.

Ahora la idea es además de darles de comer, hacerles un plan para higienizarlos, cortarles el pelo, darles elementos de limpieza, etc.

«Nosotros estamos abiertos a que cualquier empresario que quiera aportar algo lo recibimos y hablamos para que ayude», concluyó Caneva.

Loading Facebook Comments ...
Shares