Pampa El Leoncito: prestadores turísticos dicen que perdieron su clientela

16 de noviembre 2017

Según comentaron es por las exigencias que impuso el dueño del campo que está actualmente en conflicto. "Para poder hacer carrovela la gente tiene que avisar con un día de anticipación y cuando les decimos eso la mayoría de los turistas se nos van", aseguran.

El conflicto con el propietario de la Pampa el Leoncito sumó un nuevo capítulo que está afectando a los prestadores turísticos del lugar.

Mauro Olivera es uno de ellos y se dedica a alquilar y dar clases de carrovelismo a gente que visita el lugar y quiere practicar este deporte.

Según Olivera «se perdió el 80% de la clientela».  Es que como el terreno aún no está expropiado el nuevo propietario fijó exigencias y ahora pide que quienes ingresen al lugar que avisen vía mensaje de texto con 24 horas de anticipación para generar los seguros.

«Cada vez que vamos a entrar tenemos que mandar un mail con 24 horas de anticipación y se genera un conflicto en cuanto a la venta porque la actividad es llegar a Barreal, te llaman por teléfono y listo, ahora eso ya no se puede hacer porque para generar seguros hay que esperar la autorización del dueño del campo y los turistas se van», aseguró Olivera.

En la Pampa el Leoncito hay dos prestadores que hacen este tipo de actividad y el más perjudicado es uno histórico de Barreal que se llama Don Rogelio.  Según aseguró Olivera «él se ponía en el lugar con los carros y cuando llegaba la gente lo veía y preguntaba para andar, entonces les hacía un paseo turístico». Ahora Don Rogelio no puede hacer esta actividad y recibió un mensaje intimidatorio de parte del propietario.

Según explicaron los prestadores el mensaje era enviado por un abogado en el que les advertía que la actividad que es ilegal y pidiéndoles que desistieran de hacerlo.

«Esto no sólo nos genera problemas a nosotros sino a los prestadores turísticos de todo el departamento. La Pampa el Leoncito es un icono turístico de Calingasta y se genera esta versión de que son lugares prohibidos. Entonces afectan a la hotelería, a la gastronomía, a todos porque los turistas prefieren no venir», aseguró Olivera.

La expropiación del terreno es una promesa que el gobernador, Sergio Uñac hizo a los calingastinos para que pudieran seguir trabajando. Sin embargo, hasta que eso ocurra, la actividad turística en la Pampa el Leoncito está detenida.

 

«Lo primero que el turista se encuentra cuando va al lugar no es un cartel de bienvenida, sino uno que dice que no podés entrar», concluyó Olivera.

 

Loading Facebook Comments ...
Shares