La sanjuanina que pintó con Milo Lockett y expondrá en su sala en Palermo

20 de octubre 2017

Belén Coria es artista plástica y fue invitada por la Municipalidad de la Capital para pintar con el artista chaqueño que dejó su huella en una de las paredes del Hospital Rawson. Ahora fue invitada por Milo Lockett para exponer en su taller en Palermo, Buenos Aires.

 

Belén Coria es la prueba de que cuando la gente hace lo que ama, contagia y todo en la vida parece acomodarse solo, como si alguien más se ocupase de hacer los arreglos para pasen cosas que nos hacen felices.

Antes de ser diagnosticada con cáncer de mama, en abril de 2014, Belén era como cualquier otra mamá, dedicada al trabajo y a su hijo. «Yo pinté toda la vida, pero tenía unas estructuras familiares que seguir», dice.

Así, Belén trabajaba de lunes a viernes y dejó su pasión, la pintura, como un hobbie más que sólo podía hacer los fines de semana, en su tiempo libre. «Después del cáncer decidí que iba a dedicarme 100 por 100 a la pintura y eso es lo que hago, todo va surgiendo solo», cuenta sorprendida.

La artista plástica conoció al famoso Milo Lockett en un evento para el que fue convocada por la Municipalidad de la Capital y ahora, él mismo la invitó a exponer en su taller en Palermo, Buenos Aires.

«Nunca me hubiese imaginado que esto iba a terminar así. De repente tenía a Milo Lockett en mi taller regándome las plantitas», cuenta entre risas.

Lockett llegó a la provincia de la mano de la fundación «El Otro» y dejó su huella en la pared de la sala que tiene FundaMe para pacientes oncológicos, en el Hospital Rawson. Hasta ahí llegó Belén, invitada por  Franco Aranda y terminó entablando una relación de amistad con el artista que la invitó exponer con él.

«Alejandra Caneva (esposa de Aranda), fue a comprar una pintura a mi taller y le gustó mucho. Así que después me convocaron para participar del evento en el hospital», relata Belén.

«Cuando iba saliendo del hospital me lo encontré en la puerta y nos pusimos a charlar, pegamos buena onda y me dijo que quería conocer mi taller», cuenta emocionada la artista sanjuanina.

Así las cosas, Milo Lockett terminó pasando la tarde en el taller de Belén y charlando «de la vida» con la sanjuanina.

«Hablamos un montón, me contó de su mujer, de su hijo, de cómo es su taller allá y me dio consejos», dice Belén.

La artista está convencida de que cuando uno «pone la energía donde hay que ponerla», las cosas se dan solas y ella es prueba de esto.

«Yo soy una privilegiada, antes la pintura para mí era un hobbie y ni siquiera me animaba a mostrar lo que hacía, me daba vergüenza. Pero después del cáncer dije: ¿Por qué no?», asegura.

Pero no todo fue tan fácil en la vida de Belén que ahora tiene que lidiar con un linfedema en su brazo derecho, producto de que el cáncer de mama.

El linfedema es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático.  Le sucede a una de cuatro mujeres que sufren esta enfermedad y a Belén le toca sufrirlo en la actualidad.

«No tiene cura, es realmente muy doloroso al punto de que he llegado hasta a usar un cepillo de dientes eléctrico. Es peor para mí porque encima soy pintora y diestra», cuenta. Por eso, Belén toma medicación y se venda para poder seguir pintando.

«Ya aprendí a pintar con descansos en el medio, a ponerme en otras posiciones y hasta a usar la izquierda», relata pero eso no la detiene y ahora empezó a hacer Windsurf «con el brazo que me mata», cuenta entre risas. Ahora da talleres de pintura y pasa mucho tiempo con su hijo. «Lo que más quiero es pintar y pasar todo el tiempo que me quede en la vida con Juancho, nada me hace más feliz», dice.

El ocho de marzo, Belén expondrá en el taller de Milo Lockett, en el marco de una presentación en la que el artista invita a mujeres pintoras de todo el país, Belén es una de las afortunadas.

belen dos belen 3

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares