Panedile responsabilizó a la Nación por el despido de empleados

26 de julio 2017

Aseguran que la nación tiene una deuda con ellos de 210 millones de pesos y que las autoridades no hicieron ni una sola expropiación a pesar de las notas enviadas por la empresa. Mirá el comunicado completo, acá.

Desde mayo de 2016 Panedile informó oficialmente a través de 11 notas enviadas a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), las demoras de esa repartición en realizar las expropiaciones de todos los terrenos linderos de ambos lados de la ruta para avanzar efectivamente con la obra. Al día de hoy, las autoridades no hicieron ni una sola expropiación, solo se cuenta con algunos permisos precarios obtenidos gracias a la buena voluntad de los vecinos y también de la propia empresa en su afán de solucionar los problemas.

· Estas expropiaciones no realizadas en el momento oportuno por la Nación imposibilitaron la construcción de gran parte de las colectoras, las cuales están dentro del alcance del contrato y además dificulta la tarea principal.

· El 31 de diciembre de 2016 la DPV y la DNV convinieron que el contrato de la Ruta 40 Acceso Sur pase a la órbita nacional pero nunca acordaron el texto de la cesión del contrato con Panedile. Desde esa fecha la compañía no ha cobrado los trabajos ejecutados y certificados ni la redeterminación correspondiente por ley, solo por estos conceptos se acumula una deuda al 30/6/17 superior a los 75 millones de pesos.

· La empresa ha demostrado buena voluntad en todo momento, a pesar de la extensa demora en el cobro de las certificaciones de obra y redeterminaciones de precios y no ha frenado la obra.

· Por todos los inconvenientes que padece el proyecto desde hace 15 meses de iniciada las tareas solo se ejecutó un 28 por ciento de los trabajos, a pesar de haber transcurrido el 62 % del plazo de obra, lo que obliga a demorar un año más el final respecto de la fecha pactada.

· Asimismo, el mantenimiento de la obra, los equipos y los salarios de más de 400 personas generaron un fuerte desbalance en el presupuesto del proyecto, la empresa tuvo que abonar todos los costos, lo cual se ha cumplido en tiempo y forma.
Lamentamos que las demoras de la Nación en las expropiaciones, el silencio administrativo en torno a los reclamos efectuados por 135 millones actualizados a la fecha y que sumado a la deuda mencionada de 75 millones, totalizan 210 millones de pesos, nos obligan a disminuir el ritmo de la obra, con los perjuicios sociales y económicos que ello implica.

Panedile aboga por una pronta solución y ofrece alternativas para resolver este conflicto, con la firme convicción de continuar esta obra indispensable para el futuro de la provincia.

Loading Facebook Comments ...
Shares