Un problema más: Paro de kioscos para recargas de tarjetas Sube

26 de junio 2017

Convocado por la Cámara de Kiosqueros Unidos, la medida se extenderá en todo el país y pidieron a los comerciantes que comuniquen por qué se suman. Piden que no se suspenda el cobro de un plus.

Este lunes, los usuarios podrían encontrar en los kioscos un cartel que les avise que desde el 28 al 30 de junio no realizarán recargas en reclamo a la posible anulación del cobro de plus, que tiene un mínimo de $3. Esta medida fue convocada por la Cámara de Kiosqueros Unidos y abarca a todo el país.

La colocación del cartel fue solicitada a los comerciantes por la Cámara y se desconoce cuántos puntos de carga se adherirán en la provincia. El indicador de ello será la exhibición pública de los motivos.

La Cámara reclama que el Estado derogue o modifique la ley que prohíbe el cobro adicional, en el mismo sentido exige el ajuste de la rentabilidad a favor del quiosquero y el control del Estado a las empresas que cumplan con el pago correspondiente.

En un documento que difundieron agregan que optan por brindar este servicio SUBE de forma voluntaria para amortizar la crisis del rubro debido a la competencia desleal que enfrentan con los supermercados, estaciones de servicio, entre otros, quienes venden golosinas al igual que un kiosco, no debiendo dedicarse a este tipo de mercadería.

«Detrás de los más de 12000 quioscos hay miles de familias, y su fuente de ingresos peligra por la persecución de denuncias impulsadas por una ley que culpa al último eslabón del sistema cuando nadie investiga quienes son los que se quedan con el dinero fruto del trabajo del quiosquero del sistema SUBE», se quejaron desde la Cámara, resaltó La Nación.

Luego detallaron sus gastos: «El quiosquero absorbe todos los costos para que la gente pueda viajar todos los días: paga por adelantado el saldo que va usar, hace depósitos bancarios y le descuentan el 1 por ciento, luz, alquiler, empleado, Internet, posnet, riesgo de robo, tiempo de traslado, movilidad, todo a cambio que la gente compre una golosina y no vaya al supermercado o a una farmacia».

El documento concluye con un pedido al Gobierno: «Así como el Estado subsidia al transporte público reclamamos una rentabilidad digna del 15 % para brindar el servicio sin necesidad de cobrar adicional y poder llevar algo de dinero a nuestras familias».

Fuente: La Nación

Loading Facebook Comments ...
Shares