El Senado aprobó el proyecto para que los presos trabajen

9 de mayo 2017

El oficialismo contó con el apoyo del peronismo, que sólo se opuso a tres artículos en particular. Ahora, deberá ser tratado en la Cámara de Diputados.

A una semana de que el Ejecutivo presentara su proyecto para reformar el Código de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad, el Senado le dio media sanción y está a un paso de convertirse en ley. De esta manera, con un tratamiento exprés, la iniciativa impulsada por Alfredo Cornejo superó el primer escollo legislativo y lo hizo con el voto de gran parte de la oposición. De todas maneras, el peronismo aclaró que si bien acompañó la norma en general, hubiesen preferido tratar el proyecto con mayor profundidad.

Incluso, hubo algunas críticas a artículos particulares de la reforma, pero la mayoría no fue escuchados por el oficialismo, que decidió darle media sanción a la norma prácticamente sin ninguna modificación al texto original.

En total, el proyecto recibió 33 votos afirmativos y dos negativos (Frente de Izquierda). Mientras tanto, los senadores peronistas Luis Böhm y Guillermo Amstutz prefirieron abstenerse de votar. «El gobierno nos ha puesto en una situación perversa entre ser acusados de no querer que los presos trabajen o ser corresponsables de la aprobación de una ley a las apuradas», justificó Amstutz a la hora de excusarse.
En el recinto estuvo presente el ministro de Seguridad Gianni Venier, quien se mostró conforme con el resultado del tratamiento. «Empezamos a darle un contenido a la relación que hay entre la cárcel y la reincidencia. Entramos a darle a la gran masa que está dentro de las cárceles, un sistema formal de trabajo en vez de que sigan en el estado de inactividad que están hoy en día», aseguró el funcionario.

Justamente, el principal objetivo del proyecto oficial es el de bajar el índice de reincidencia apostando a brindar herramientas para la posterior resocialización de los internos. «Esperamos seguirla trabajando en Diputados, pero estamos esperanzados», esgrimió el funcionario y minimizó los cambios que quisieron introducir los senadores del PJ. «Tenían mala información o problemas conceptuales», dijo Venier.

Además, el ministro aseguró que la reforma de la ley 8465 apunta a terminar con la ociosidad en las cárceles y defendió la expresión del gobernador Cornejo, quien dijo que los penales dejarán de ser un «spa de vacaciones y con comida gratis». «La gente tiene que trabajar para -a fin de mes- tener sus necesidades satisfechas, mientras que los presos no. Una persona que viola, roba, mata o daña debe retribuir esos gastos, que hoy en día los paga la víctima con sus impuestos. Esa forma de retribución se paga con trabajo», manifestó Venier.

En concreto, el peronismo se opuso a tres artículos de la normativa: 4, 5 y 16. A su entender, los primeros dos van en detrimento de la división de poderes y significan un avance del Ejecutivo sobre el Poder Judicial. Mientras tanto, el Artículo 16 establece que la víctima de delitos podrán acceder a los legajos de los victimarios. En la oposición pedían que en lugar de legajo se aclarara que sea el expediente judicial del victimario, pero el oficialismo decidió dejar el texto original.

 

(Fuente: MDZ)

Loading Facebook Comments ...
Shares