La historia de vida de Santi, el chimberito que emocionó al intendente

30 de marzo 2017

Santiago Gutierrez, tiene 10 años, fue elegido escolta del cuerpo de bandera de la escuela Honorio Puyerredón, en Chimbas. Su mamá no podía comprarle el guardapolvo y estuvo a punto de resignar el puesto que se ganó con mucho esfuerzo. Conocé su historia.

Santiago Gutierrez, vive con sus papás en el barrio San Francisco I. Tiene 10 años y hace unas semanas se hizo conocido porque el intendente de Chimbas, Fabián Gramajo, compartió su historia en Facebook.

«Santiago es un ejemplo de superación», escribió el jefe comunal en su perfil junto a fotos de la libreta del nene de 10 años.

Santiago va a la Escuela  Honorio Puyrredón y, según contó su mamá Silvia Bazán a Diario Las Comunas, «fue elegido como escolta del cuerpo de bandera pero no llegábamos a comprarle el material y la vestimenta que necesitaba».

 

Silvia y Raúl, los papás, viven de hacer semitas y no llegaban a comprarle ni el guardapolvo a Santi. Por eso, la hermana mayor del niño le envió una foto de la libreta del menor al intendente y éste rápidamente se comunicó con la familia.

«Mi esposo hace varios meses se quedó sin trabajo y como tiene 56 años, no pudo conseguir otra cosa, pero no nos quedamos parados y empezamos a hacer semitas», cuenta Silvia.

El día menos pensado, se comunicaron del municipio para decirle a Santiago que los iban a atender.

«Fue una sorpresa que nos llevamos, cómo nos atendieron, nunca me imaginé que nos podían recibir así cunado nosotros íbamos nada más que a buscar un guardapolvo para que él pudiera estar en el Cuerpo de Bandera. Le dieron además un kit escolar y aprovechamos para pedir por todos los chicos de la Escuela Puyrredón, que pasan muchas necesidades», relata Silvia emocionada.

Tal es el empuje de los padres de Santiago que, Raúl, está quebrado del brazo porque se cayó de la bici hace un año, cuando iba a repartir semitas, y nunca se operó. «Cuando le dijeron todo el tiempo que iba a tener que estar sin poder trabajar, decidió no operarse y está con el brazo quebrado desde entonces», dice Silvia.

Los dos hermanos mayores de Santiago no pudieron terminar el secundario y por eso sus papás hacen hasta lo imposible para que él vaya a la escuela. «Él dice que quiere ser del Ejército y nosotros lo apoyamos», asegura Silvia.

La historia de Santi, que en abril cumple los 11 años, emocionó al intendente, y a los chimberos. Y el niño que estuvo a punto de rechazar el lugar que se ganó con esfuerzo ya tuvo su primera presentación como escolta «estoy muy agradecida», repite todo el tiempo Silvia.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares