Un daño irreversible, aunque no prosperen las retenciones

12 de diciembre 2016

La Cámara Minera de San Juan, el GEMERA y entidades industriales confían en que la “demagogia política” se haga agua en el Senado y no progresen las retenciones. Pero advierten que el daño ya está hecho y que las inversiones darán un paso al costado.

Esta mañana, en un hotel céntrico de la capital sanjuanina, se reunieron representantes del sector minero, como también de la Construcción y de la Unión Industrial, para explicarle a la prensa el efecto negativo e irreparable en el mediano plazo que provocará el regreso de las retenciones mineras. Claramente, el peor susto se lo pega el inversor que empezaba a mirar a la Argentina como un destino tentador, aunque aún lo transitaba a tientas, para el desembolso de capitales. Sin embargo, la pérdida de puestos laborales es un aspecto crítico.

“La ley de la actualización del Impuesto a las Ganancias personales, debe hacerse, no estamos en contra en lo absoluto. Lo que creemos que no se debe usar una actividad productiva para eso. Algunas minas van a cerrar, otras no van a venir nunca, entonces se está recaudando mucho de nada. Estás apuntando a recaudar cada vez menos, entonces no se va a solucionar el tema de Ganancias”, indicó Jaime Bergé, presidente de la Cámara Minera de San Juan.

Bergé aseguró que le han acercado a los senadores toda la información técnica “para que tomen a conciencia una decisión por San Juan. Nosotros no vamos a legislar porque no somos legisladores, lo que creemos es que no se debe tributar sobre actividades productivas, hay que buscar sobre aquellos que tienen rentas, los que pueden pagar, los que generan divisas.  En Chile, si la empresa gana mucho o el precio del oro es muy alto, se le sube el porcentaje de Impuesto a las Ganancias, en lugar de pagar 35% como pagamos en la Argentina, paga el 40 o 42 por ciento. Hay que tributar sobre aquel que está ganando dinero, no sobre aquel que no puede ganar porque no va a poder producir debido a que se le está poniendo un impuesto distorsivo sobre los costos, no sobre la ganancia del producto”, precisó Bergé.

De acuerdo a lo manifestado por los referentes de la minería, hoy están todas las cámaras del sector trabajando con sus senadores provinciales, con todo el sector político y fundamentalmente los gobernadores.

“Respecto al voto de los diputados provinciales, si esa referencia sobre que por una amplia mayoría estaba perdiendo el proyecto, lo hubiera dicho un diputado que se llamaba Pérez, González o Martínez, podría creerse, lamentablemente el señor que dijo eso se llama José Luis Gioja y lamentablemente fue el presidente de la Bicameral del Senado y por muchos años presidente de la Comisión de Minería, y actor fundamental del sector de la renta minera principal de este país, defendiendo la minería siempre. Entonces, nos cuesta creer que tome este tipo de posiciones”, señaló Ricardo Martínez, presidente del GEMERA.

Dijeron que se privilegió “una demagogia política entablada por un acuerdo de último momento contra alguien o en respuesta a algo”.

Empleos y economía

Con la vuelta de las retenciones se generaría una paulatina pérdida de 12.600 puestos laborales “que si uno considera los proyectos que no van a venir por este cambio de seguridad jurídica en Argentina, cuyo daño ya está hecho, es decir, por más que el presidente (Macri) vete la norma, la repercusión pública internacional ya está totalmente conflictuada para la Argentina y es muy difícil que podamos en estos años atraer nuevamente capitales de riesgo a la Argentina. Se pierden US$ 1.300 millones anuales de exportación minera. Hay provincias que en esta situación, incluso hasta Mendoza, que está negada al desarrollo minero, se dan cuenta que termina afectando fundamentalmente las arcas de la potencialidad de la minería. Pero ojo, también afecta al reparto coparticipable del Impuesto a las Ganancias, porque si borro del mapa político y productivo de la Nación actividades productivas genuinas que tributan todos los impuestos internos, estoy borrando masa coparticipable”, indicó Martínez.

En el año 2015, se dejaron de percibir US$ 128 millones por la eliminación de las retenciones mineras. “Esa cifra representó un aumento neto de las exportaciones de US$ 1.325 millones, y representaron 870 millones de dólares que se extendieron en la preservación de la vida útil de los muchos yacimientos como Alumbrera, Pirquitas, Casposo o como cualquiera de los otros proyectos que están más saludables y con mayor longitud de vida, pero que hoy con las retenciones acorta sus plazos de trabajo”, dijo Martínez.

Las voces

La repercusión en la mano de obra sanjuanina es lo que resaltó la Unión Industrial San Juan y destacó que mientras más se achique la torta, menos habrá para repartir.

Desde el sector de la Construcción, precisaron que la obra pública en la provincia fue sustentada fundamentalmente con los fondos provinciales que derivaron en mayor parte de las regalías mineras. De esta manera, graficó la relevancia que tendrían las retenciones en otros ámbitos de la provincia.

 

 

Fuente: Huella Minera

Loading Facebook Comments ...
Shares