Estos artistas no necesitan los cinco sentidos para hacerte vibrar

10 de octubre 2016

Son más de 30 pero salvo las cantantes, el tecladista y el baterista, el resto se turna para participar de las presentaciones. Pasión, talento y alegría podrían sintetizar las actuaciones del Grupo Ensamble Sur, ellos son un canto a la integración. No es sólo lo bien que suenan los instrumentos o la armonía de los acordes y las voces, ellos traspasan el escenario. ¿Diferentes? Sin duda. Entrá a la nota y conocé a los artistas que emocionan sin siquiera mirarte.

Por Verónica Baez

Fotos: Leonardo Muro

Hace dos años eran cuatro, contaban con algunos instrumentos viejos y la colaboración de otros músicos que prestaban los suyos. Empezaron a ensayar, a tirar algunos temas y en poco tiempo pasaron de la sala de ensayo de la Biblioteca Sur, en Rawson, a presentaciones en escuelas y ahora en grandes escenarios de la provincia que los tiene acomodando fechas como pueden porque el “no podemos” es una expresión que está completamente fuera de su hacer cotidiano.

El staff permanente del grupo está compuesto por Natalia Gabelloti y Gabriela Díez en voces, Mauricio Jofré en batería y Raúl García en Teclado.

Natalia deja abajo del escenario su bastón blanco para tomar la guitarra, Gabriela lo deja también y se toma del micrófono. Tras la batería, Mauricio le pone toda la onda con unos lentes oscuros que además le vienen bien por su disminución visual y Raúl no tendrá el sentido de la vista pero deja todos los otros en el teclado. Además de ellos otras 30 personas con discapacidades forman parte del Grupo Ensamble Sur que nació junto al Espacio Braille de la Biblioteca Sur hace dos años y gracias a la iniciativa de Andrea Narváez.

Victor Brizuela, Claudio Díaz y Carlos Fernández son los profes encargados de que cada uno de los integrantes del grupo aprenda a tocar algún instrumento, se acople a toda la banda y acompañe con coros si hace falta. El resultado se ve en el escenario, la última actuación fue en el marco de la Feria del Libro y la Cultura en Rawson, como cierre del Primer Encuentro de Comunicadores que se realizó en el Centro de Convenciones y que precisamente abordó, entre otros, el tema de la comunicación inclusiva. Fue un broche de oro de lujo y los asistentes disfrutaron de una presentación que además de talento derrocha ritmo, energía, pasión, alegría.

En cada rostro se refleja la felicidad de estar brindando un espectáculo único, cada mirada y cada gesto se conecta con el público que no escatima en aplausos. Y la magia se produce. En el escenario los artistas, en las butacas el público y entre ellos una conexión que no entiende de diferencias y donde las miradas cómplices se producen de corazón a corazón.

Andrea contó en diálogo con Diario Las Comunas que la primera salida para una presentación oficial fue a una escuela porque una maestra los vio en la biblioteca y los invitó. Así se empezó a correr la voz y las invitaciones se hicieron más frecuentes pero este año el grupo subió a escenarios más importantes y ya cuentan en su haber con varias actuaciones como la del Día de la Juventud en la fiesta que organizó el gobierno de la Provincia o cuando vinieron los integrantes de UNICEF.

La apretada agenda ya tiene fecha para el próximo 12 de octubre en la escuela Antonino Aberastain y para el 14 del mismo mes se presentarán en la Cena Ciega que se realiza todos los años en la escuela Braille. “Yo pretendía dejar una actuación por mes pero estamos un poquito superados” dice Andrea entre resignada y feliz.

El grupo Ensamble Sur no cobra por sus presentaciones, si la espera es mucha piden un refrigerio y si el municipio de Rawson no puede llevarlos al piden ser trasladados. Ellos son solo caros a los sentimientos a pesar de hacer un espectáculo profesional que merecería sus honorarios y de desplegar una actuación por la que bien podría cobrarse una entrada.

Para Andrea y el equipo que la acompaña la experiencia es invalorable, requiere de un esfuerzo extra pero es muy reconfortante, “para mí es una alegría verlos felices a ellos, cómo se entusiasman ya es una fiesta y la felicidad que les da saber que fueron útiles no tiene precio, no lo ven como un trabajo, ellos lo disfrutan y los hace muy feliz  y eso hace que el trabajo de uno tenga sentido porque es como ver el objetivo cumplido”, afirma.

Ahora el único limitante que tienen es la falta de movilidad porque deben recurrir al municipio o a quiénes los convocan. El grupo cuenta con guitarra, bajo, batería y todos los instrumentos de percusión como panderetas, maracas y cajas peruanas obtenidos gracias a otro acierto de Andrea que presentó el proyecto en la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia de la Nación y obtuvo el financiamiento hace un año atrás. Sin embargo el incremento en las presentaciones hace que los instrumentos se desgasten y requieran de mayor mantenimiento así que en eso, a veces, se quedan cortos.

Cada traslado también requiere de mayor logística porque necesitan ayuda para cargar con los instrumentos así que muchos de los papás del grupo pasaron a ser plomos de la banda y son los que también con su entusiasmo y entrega hacen posible esta cruzada que integra capacidades, voluntades y solidaridad.

Casualmente hoy que Diario Las Comunas les cuenta sobre este grupo cuyos integrantes en su mayoría son ciegos se celebra el Día Mundial de la Vista.  Este año la conmemoración hace hincapié en el derecho a ver y gira en torno al compromiso de los gobiernos de garantizar un mejor acceso a los servicios de salud por lo que se refiere tanto a la prevención como al tratamiento de las afecciones oculares.

El grupo Ensamble no solo puede ser en esta ocasión el mejor homenaje, día a día los chicos son el ejemplo viviente de que el talento no se mide por la “normalidad” y que integrarnos es tan sencillo como sentarnos a presenciar un espectáculo. Yo, pago para verlos.

 

 

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares