Harán controles de drogas y alcohol a efectivos de fuerzas de Seguridad

29 de septiembre 2016

Para reforzar las auditorías internas en las fuerzas de seguridad, el Gobierno pondrá en funciones a la Dirección de Control de Integridad que tendrá control civil y dependerá directamente de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y se encargará de controlar a los efectivos policiales.

Entre otras medidas, la DCI planea avanzar con pruebas físicas y exámenes de drogas a los policías. «La idea no es perseguir a nadie, sino acompañar a la persona para que se cure. Obviamente como mínimo va a tener una sanción administrativa y se verá cada caso en particular, pero el objetivo no es expulsar sino cuidarlo y cuidar a la gente, porque en definitiva se trata de alguien que porta un arma y una responsabilidad muy grande en su tarea», explicaron desde el Ministerio de Seguridad.

Según precisaron desde el área, los controles de «integridad y confianza», tal como se denominarán, serán aleatorios en todas las dependencias y representan toda una novedad: hasta el momento, a los efectivos sólo se los controlaba cuando solicitaban su ingreso a la fuerza. Además, también se castigará a quienes en horario de servicio tengan alcohol en sangre. Las pruebas serán obligatorias para todo el personal de Policía Federal, Gendarmería, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Prefectura; y estarán a cargo de una comitiva de ocho personas -habrá médicos, enfermeros y psicólogos- que irrumpirá de forma sorpresiva en las dependencias.

Pero la tarea de la flamante Dirección, que estará a cargo de Pablo Costa -un hombre de confianza de Bullrich- será más amplia. Deberá profundizar las investigaciones de las denuncias que se reciben sobre el accionar de cada fuerza, Y fiscalizará la tarea en el territorio, mediante un sistema de videovigilancia, que contemplará la utilización de cámaras fijas en puestos de control; y móviles, en operativos. «La intención es prevenir actos de corrupción y la comisión de ilícitos por parte de los efectivos», indicaron en el ministerio.

En la misma línea, habrá evaluaciones sobre las declaraciones juradas que deben presentar los efectivos y se hará un relevamiento de antecedentes ante cada situación de promoción de jefes policiales y cargos altos: la DCI, luego de eso, deberá emitir un dictamen sugiriendo o desestimando los ascensos.

La iniciativa no encontró por ahora rechazo en las fuerzas, tal vez porque desde Seguridad no dieron margen para ello. Con todo, ya prestaron su conformidad sus jefes Néstor Roncaglia (Policía Federal), Gerardo Otero (Gendarmería Nacional), Eduardo René Scarzello (Prefectura Naval) y Alejandro Itzcovich Griot (Policía de Seguridad Aeroportuaria), quienes suscribieron a un «Acuerdo de Valores y Principios» con Bullrich, en el que se comprometieron a impulsar más medidas para fomentar la ética y la transparencia entre sus subalternos.

 

Clarín

Loading Facebook Comments ...
Shares