Macri y Temer se ven en China pero el vínculo se relanza en octubre

2 de septiembre 2016

Mauricio Macri y Michel Temer van a conversar en unas horas cuando se vean en la cumbre del Grupo de los 20 que comienza este domingo 4 en China. Después, volverán a verse en Nueva York en setiembre durante las sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Pero estos serán gestos fugaces. La verdadera reunión tendrá lugar en lo que será una suerte de relanzamiento del vínculo durante la visita que se le prepara a Temer a Buenos Aires. Con ese viaje, que en Brasilia le pusieron fecha para el 3 de octubre pero que aquí afirman será por “esos primeros días del mes próximo”, Temer busca seguir la tradición de que los presidentes cuando asumen tienen en la Argentina el primer destino oficial, como a la inversa los argentinos. Macri no lo pudo hacer después de asumir el 10 de diciembre porque Brasil entró en su crisis y en el impasse institucional que terminó con la destitución de Dilma Rousseff.

Temer quería venir en aquellos días pero entendió que «lo interino» de su gobierno no dejaba a nadie en una posición cómoda para abrazarlo. Aún hoy, las denuncias de que lo salpica el llamado “Petrolao” lo dejan en una situación sospechosa con un tema de alta sensibilidad en la Argentina: la corrupción. El viaje que hizo Macri a Río de Janeiro el 5 de agosto para la inauguración de los Juegos Olímpicos fue la primera chance para la calurosa recepción que le hizo a Macri, a su esposa Juliana Awada.

A decir verdad, el viaje de Temer a Buenos Aires será a medias un verdadero relanzamiento. Macri evitó desairar a Dilma durante su agonía. Pero dijo desde un primer momento que consideraba el impeachment en Brasil como un proceso legítimo, institucional y democrático. Así reconoció también al gobierno Temer, el miércoles.

En últimos meses las relaciones fluyeron normalmente. Tal es así que en el medio de ese proceso renovaron el acuerdo automotriz por cuatro años más, y agendaron una misión empresarial a la Argentina de la Confederación Nacional de Industrias de Brasil (CNI) . Vendrán entre 30 y 40 empresarios buscando invertir. El impacto económico en la Argentina del cambio político en Brasil depende en realidad de la marcha económica vecina, que viene en picada hace años.

Para la cita Macri-Temer de octubre, quizás el Mercosur haya logrado alguna respuesta para salir de su crisis por el caso Venezuela. El plan de máxima es expulsarlo. Pero la negativa uruguaya será rotunda. Con el aval paraguayo y brasileño posiblemente se haga la plancha hasta diciembre cuando le toque a la Argentina asumir la presidencia del bloque.

 

 

Clarín

Loading Facebook Comments ...
Shares