Una pareja de ancianos, obligada a separarse tras 62 años de matrimonio

27 de agosto 2016

Una triste historia de amor conmovió a las redes, luego de que saliera a la luz la situación de Anita y Wolf Gottschalk, que tras pasar 62 años de matrimonio, fueron obligados a separarse por no haber lugar en un mismo asilo para ambos.

El amor de esta pareja nació en 1954, cuando ellos se casaron en Dusseldorf, Alemania. La pareja se conoció porque sus familias vivían en el mismo edificio y, desde entonces, iniciaron una vida juntos. Él se desempeñaba en la construcción y formaba parte de la Marina Mercante, mientras que ella trabajaba en un comercio. Tuvieron tres hijos y parecían inseparables.Sin embargo en enero de este año, Anita con 81 años y Wolf, con 83, fueron separados ya que la salud de ambos de deterioró y debieron ser internados en diferentes asilos por cuestiones de lugar, según informa el Daily Mail.Desde ese momento la tristeza invadió a la pareja, algo que fue empeorado por sus problemas de salud.

Es que Wolf tiene problemas cardíacos, le diagnosticaron un linfoma y sufre de demencia, por lo que su familia teme que se olvide quién es su esposa. «Después de 62 años juntos, eran inseparables. Hacían todo juntos», explicó con tristeza su nieta, Ashley Bartyik, en su cuenta de Facebook.Además. la joven contó que abandonó su trabajo para ayudar a su madre con los cuidados de su abuela. «El estrés ha tomado el control de ella y tiene que usar un marcapasos», contó, a la vez que agregó que «ha llegado a estar casi inmóvil y utiliza un andador o una silla de ruedas dependiendo de la distancia que debe recorrer».

Al conocerse la historia, las autoridades de Surrey, en la Columbia Británica canadiense, se comprometieron en hacer lo posible para que los ancianos vuelvan a estar juntos. Sin embargo, Wolf permanece en lista de espera para ser llevado al mismo asilo en el que está su esposa, pero no se sabe si el traslado se podrá concretar. «Ellos lloran cada vez que se ven, es desgarrador», concluyó Bartyik, quien posteó una imagen de sus abuelos llorando, a la que llamó «la foto más triste».

El amor de esta pareja nació en 1954, cuando ellos se casaron en Dusseldorf, Alemania. La pareja se conoció porque sus familias vivían en el mismo edificio y, desde entonces, iniciaron una vida juntos. Él se desempeñaba en la construcción y formaba parte de la Marina Mercante, mientras que ella trabajaba en un comercio. Tuvieron tres hijos y parecían inseparables.

Sin embargo, en enero de este año, Anita, con 81 años, y Wolf, con 83, fueron separados ya que la salud de ambos se deterioró y debieron ser internados en diferentes asilos por cuestiones de espacio, según informa el Daily Mail.

Desde ese momento la tristeza invadió a la pareja, algo que fue empeorado por sus problemas de salud. Es que Wolf tiene problemas cardíacos, le diagnosticaron un linfoma y sufre de demencia, por lo que su familia teme que se olvide quién es su esposa. «Después de 62 años juntos, eran inseparables. Hacían todo juntos», explicó su nieta, Ashley Bartyik, en su cuenta de Facebook.

Además, la joven contó que abandonó su trabajo para ayudar a su madre con los cuidados de su abuela. «El estrés ha tomado el control de ella y tiene que usar un marcapasos», contó, a la vez que agregó que «ha llegado a estar casi inmóvil y utiliza un andador o una silla de ruedas dependiendo de la distancia que debe recorrer».

Al conocerse la historia, las autoridades de Surrey, en la Columbia Británica canadiense, se comprometieron en hacer lo posible para que los ancianos vuelvan a estar juntos. Sin embargo, Wolf permanece en lista de espera para ser llevado al mismo asilo en el que está su esposa, pero no se sabe si el traslado se podrá concretar.

«Ellos lloran cada vez que se ven, es desgarrador», concluyó Bartyik, quien posteó una imagen de sus abuelos llorando, a la que llamó «la foto más triste».

 

 

La Gaceta

Loading Facebook Comments ...
Shares