Son al menos 37 los muertos por el fuerte sismo en Italia

24 de agosto 2016

Tuvo una magnitud de 6,2 grados en la escala de Richter y epicentro a unos 100 kilómetros al noreste de Roma. Hay centenares de personas atrapadas entre los escombros.

Un desastroso terremoto de magnitud 6.0 de la escala Richter, similar en intensidad al que en abril de 2009 devastó la cercana L’Aquila con un saldo de más de 300 muertos, devastó esta madrugada una vasta zona de la Italia central. Centenares de personas quedaron atrapadas en los escombros en Accumuli, Amatrice y varios pueblos de las provincias de Rieti y Ascoli Piceno, en las regiones del Lazio y las Marcas.

Al mediodía hora local (cinco horas menos en la Argentina), el saldo de muertos era de unas 37 personas, pero se cree que la catástrofe puede dejar un saldo mucho peor. En el pueblo de Pescara del Tronto, el sisma principal que se produjo a las 3:36 cuando todos dormían, la destrucción fue casi total y se cree que un tercio de sus 330 habitantes ha quedado atrapada en sus viviendas que les cayeron encima.

“En diez segundos se vino todo abajo”, contó en Accumoli Assunta a la televisión, sosteniendo en sus brazos a su perrito, que logró salvar. En lágrimas, la mujer contó que su marido también se salvó pero que una sobrina y varios vecinos “están allí abajo”.

La zona afectada es de alto riesgo sísmico y hace 400 años se registró un terremoto que causó una destrucción similar a la de hoy.

Todos los pueblos y pequeñas ciudades de la zona se quedaron sin electricidad, por lo que los primeros socorros debieron afrontar en malas condiciones el auxilio, mientras centenares de vecinos trataban de limpiar los escombros a mano limpia.

“Los socorros llegaron bastante rápido”, dijo con un cigarrillo en la mano la señora Giuseppina, que con su marido quedaron atrapados en su casa de Amatrice. “Nosotros gritábamos y llegaron los de la Guardia Forestal, a los que hay que darles una medalla”. “Nos sacaron con dificultad”.

Los hospitales de la zona lanzaron pedidos urgentes a los donadores de sangre de “sangre de todos los grupos”. Filas de gente se armaron rápidamente en los hospitales vecinos, pero también en Roma y otras ciudades italianas.

El sistema de la Protección Civil en este país que tiene muchas zonas sísmicas y sufre temblores y terremotos con frecuencia, puso en marcha sus mecanismos y columnas con médicos, personal especializado con perros de búsqueda, casas rodantes, cocinas especiales y cientos de voluntarios se pusieron en marcha desde Roma, Milán, Turín, Nápoles, Florencia y otras ciudades italianas.

También el ejército puso en marcha al arma de ingenieros y tropas para ayudar en la búsqueda de las víctimas que yacen debajo de los escombros.

Todos los canales nacionales de la televisión trasmiten en directa desde los principales lugares de la tragedia.

Al menos 60 personas que están entre los escombros orientaron con sus teléfonos celulares a los socorristas. En Amatrice, como en los otros lugares del terremoto, se pide continuamente silencio para escuchar los gritos y las señales que vengan desde las enormes montañas de escombros para salvar más vidas.

“Hay centenares bajo los escombros porque estamos en pleno verano y millones de italianos aprovechan para ir a la playa o a la montaña y despues venir a visitar a los parientes a sus pueblos de origen”, dijo el alcalde de Amatrice. “Todos los hoteles de la ciudad estaban llenos”, agregó.

El alcalde dijo durante la madrugada que “Amatrice no existe más”. Esta mañana se calcula que el 70% de la pequeña ciudad de 2500 habitantes se derrumbó debido al sismo. En el centro la devastación fue casi total y las calles quedaron bajo una montaña de escombros, lo que dificulta notablemente el trabajo de los socorristas.

El hospital local de Amatrice fue en parte destruído y hubo que evacuar el nosocomio. Los enfermos y los heridos fueron colocados en la vía pública. Los más graves están siendo llevados a la capital provincial Rieti, cuyo hospital coordina en parte los socorros médicos, a Roma y Florencia en helicópteros que van y vienen.

Pescara del Tronto, un pueblo vecino a Accumuli y Amatrici, ya no existe. Los testimonios dan cuenta que el terremoto arrasó con todas las viviendas de este pueblo de 330 habitantes, a los que hay que agregar un número indeterminado de turistas y parientes en visita. Se estima que un centenar de personas quedaron atrapadas. Los muertos comprobados allí son una docena. Otro pueblo vecino que afronta una destrucción enorme es Arquata del Tronto.

Las redes sociales han organizado servicios para que la gente comunique lo que pasa y sobre todo informen acerca de los sobrevivientes. Facebook inició un mecanismo de “safe cheking” a fin de que cada uno informe su situación para que las familias puedan comprobar que está vivo y también las malas noticias.

Los 60 millones de italianos han sido invitados a dar su solidaridad concreta. En plaza Mazzini en Roma y en otras plazas de la capital, así como en las otras ciudades del país, llegaron donaciones de ropas, alimentos y medicinas.

En las columnas que viajan desde todo el país hacia la zona del terremoto, van también grúas y máquinas de movimiento de tierra, que tendrán muchas dificultades en el lugar pues deben comenzar por despejar las calles llenas de escombros altos hasta dos metros.

 

Clarin

Loading Facebook Comments ...
Shares