Vino argentino para la canonización del cura Brochero

9 de agosto 2016

En los próximos días, llegarán a manos del papa Francisco 450 botellas de vino producido en la Argentina con el objetivo de que sean utilizadas, por primera vez en la historia del Vaticano, en las misas que celebre el Santo Padre.

Los productores esperan que Francisco lo use, en octubre, en el Vaticano

La ofrenda se da especialmente en ocasión de la canonización del cura argentino José Gabriel Brochero, prevista para el 16 de octubre próximo.

Los envases llevan el nombre Todos y ayer fueron bendecidos en una misa realizada en la catedral de Buenos Aires. «Se eligió este día [fecha en que se conmemoró a San Cayetano] porque se hace honor a los trabajadores de los viñedos», resaltó Hilda Wilhelm de Vaieretti, presidenta de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), que, junto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), desarrolló este vino tras el aporte de pequeños productores de las provincias con más experiencia en el cultivo de la uva.

«Me parece mentira que de este parral hayan salido uvas para el vino del Papa», dijo Elvira Maestre, productora de San Juan, en un video filmado para la ocasión.

Por medio de una misiva, los productores vitivinícolas le ofrecieron al Santo Pontífice «este obsequio, fruto del trabajo de miles de hombres y mujeres», contó Wilhelm a LA NACION minutos antes de entregar tres de las botellas al rector de la catedral metropolitana, el padre Alejandro Russo, para su bendición.

La ofrenda al Vaticano consta de una partida de 450 litros de vino de la variedad blanca torrontés riojano de elaboración exclusiva para Francisco (las autoridades vitivinícolas dijeron que no será comercializado) y aprobados por el Arzobispado de Mendoza como aptos para la celebración de la misa. Su imagen fue creada tras un concurso. «Elegimos el nombre Todos porque responde a la intención de que el vino, como el Papa, transmita un motivo de unión, de encuentro», explicaron los diseñadores.

En la elección de esta variedad en particular, el torrontés riojano, los enólogos tuvieron en cuenta que se trata de una especie emblemática de la Argentina. «Es todo un símbolo», destacó Mariano Bosch, vicepresidente del INTA, a LA NACION. Ante decenas de fieles que oraron «para que a nadie le falten el pan y el trabajo», el padre Russo destacó la labor que se desarrolla en los viñedos y el significado que tiene el vino «para perpetuar el sacrificio de Jesús».

Desde el sector vitivinícola se espera que el Santo Padre celebre con el vino Todos la misa en la que se santificará al padre José Gabriel del Rosario Brochero, conocido como «el cura gaucho».

 

Loading Facebook Comments ...
Shares