Un tesoro que guarda la historia de una comuna

30 de mayo 2016

Es reciente y, aunque pertenece a toda la comunidad, su origen se atribuye a una parte de la población. Está guardado en la Municipalidad y su costo es invaluable. Cada distrito del departamento está volcado en esta valiosa obra.

El departamento Angaco cumplió este año dos siglos y fue en su bicentenario cuando nació una publicación comunitaria que se llama “Libro de Oro” y, en cuarenta páginas, relata la historia del pueblo que tiene siete distritos.

Se gestó durante la última Colonia de Verano departamental a la que asistieron más de 500 chicos y 35 abuelos. Con la coordinación de Marcelo Becerra, director de Deportes de la Municipalidad, todos aportaron información para hacer este libro que contiene la historia de la comuna.

Dos mujeres estuvieron al frente de la creación del libro y, cuando entregaron su currículum para trabajar en la Colonia, nunca imaginaron que iban a ser parte de este proyecto. Ellas son Ester Navarro (36) y Marisa Zalazar (23), dos angaqueras que se prendieron a la idea de confeccionar un libro en poco tiempo.

Ester Navarro y Marisa Zalazar

“Mi papá trabajó muchos años como Tesorero en la Municipalidad de Angaco y fue secretario del intendente. Conoce mucho del departamento y me dio información de cada distrito. La idea fue trabajar sobre el Bicentenario del departamento con los chicos y hacer el libro para obsequiarle al municipio el último día de la Colonia. Lo que nosotros propusimos es que las escuelas tengan acceso al libro y cualquiera que quiera leerlo, y otra posibilidad es que esté en el Museo de Las Tapias para que sea accesible”, precisa Ester Navarro, una de los 48 monitores que había en la Colonia que funcionaba de martes a viernes.

Ester es ama de casa y este fue su primer año en una Colonia de Verano. Nació en el distrito Las Tapias y a los 18 años se mudó con su familia a Villa del Salvador. Casada desde hace casi dos décadas, es mamá de Valentina (16) e Ignacio (10). Su marido es comerciante y para ella fue una gran oportunidad trabajar en el verano para aportar un sueldo a su casa.

“Los tiempos eran cortos en la Colonia, hicimos lo que se pudo y estamos muy contentos con el resultado. Los profesores nos daban información que encontraban del departamento y también la buscábamos en manuales donde conocimos su geografía. Quisimos destacar la identidad de cada distrito y, principalmente, contar el por qué el nombre de cada uno porque pocos lo saben”, detalló. Los distritos de Angaco son: Villa del Salvador, La Cañada, El Bosque, El Alamito, Punta del Monte, El Plumerillo y Las Tapias. Antiguamente era únicamente cinco.

El libro tiene 40 páginas y, además, unas quince en blanco para que se le pueda seguir agregando información. Está confeccionado con materiales reciclados como cartón, corcho, arpillera y sus hojas son de papel madera.

“Después de la introducción, aparecen los distritos con dibujos que hicieron los chicos usando materiales de la naturaleza. Los nombres de cada uno están relacionados al paisaje angaquero y, actualmente, todos perdieron lo que originó su denominación. Por ejemplo, Las Tapias se llama así porque antes había paredes chicas, o sea tapiales, que venían desde Albardón”, relata Ester Navarro.

En el libro, hay una sección que detalla las industrias en Albardón, las rutas de comunicación y menciona que de las 53 bodegas que supo tener la comuna, hoy quedan solamente tres. En las últimas páginas, se puede buscar a las mujeres más destacadas del departamento como fue Teresa Ascencio de Mallea, la hija de un jefe Huarpe que se casó con un español, conocida como la Ñusta angaquera.

“Tuvimos tres chicas especiales y ellas intervinieron colocando sus manos en un mapa de Angaco. En la parte de Turismo, incluimos las fiestas y lugares turísticos y eso se hizo con los abuelos que agregaron las capillas y parroquias en la Ruta de las Capillas”, concluyó Ester Navarro.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares