Bermejo sin solución: la vertiente se secó y casi no tienen agua

20 de mayo 2016

Les habilitan el agua durante cuatro horas por día solamente. A esto, se le suma que el tanque que recibe el agua está repleto de sedimentos acumulados ocasionando la imposibilidad de que llene.

No hay plantas, nadie puede cultivar nada y hay tierra suspendida en el aire. Esa es la primera impresión que los visitantes se llevan de Bermejo, un pueblo caucetero de 1.000 habitantes que debe vivir con cuatro horas de agua por día: dos en la mañana y dos en la tarde. El problema que aqueja al distrito es que las vertientes se secaron. Además, el tanque que abastece a la población está lleno de sedimentos.

Bermejo se abastece gracias a 14 vertientes que hay en Nikizanga, de las cuales solo dos tienen agua ya que el resto se secaron. El abastecimiento depende de una Unión Vecinal, que carece de los fondos como para realizar las obras necesarias para recibir agua de otra fuente.

Cuando el agua llega a Bermejo, queda depositada en un tanque de 100.000 litros, instalado en la vieja estación de ferrocarril que hay en el pueblo. A veces, llega tan poca agua que alcanza para almacenar medio tanque.  Debido a la escasa cantidad del líquido vital, la Unión Vecinal habilita el servicio durante dos horas en la mañana y dos horas en la tarde. Ni bien largan el agua, la gente almacena lo que más puede para poder pasar el día.

La misma problemática afectó a los vecinos de La Planta, otro distrito caucetero que está cercano a Bermejo. La vertiente que los abastecía se secó y se quedaron sin agua. A pesar de que el Gobierno de la Provincia hizo un acueducto, al secarse la vertiente las cañerías quedaron sin uso. Ahora, todos deben esperar los camiones municipales que les depositan el agua en unos tanques.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares