Cada vez tratan más jachalleros por adicción a las drogas y al alcohol

11 de mayo 2016

La afirmación fue realizada por el personal del Centro de Contención Integral de la Familia, cuyo funcionamiento depende del municipio y de la dirección de Niñez, Adolescencia y Familia. Por primera vez han detectado casos de vecinos que usan cocaína y ácidos. Hay más de 30 personas en tratamiento.

Es una realidad que preocupa a los profesionales que trabajan en el área Adicciones del el Centro de Contención Integral de la Familia. Los encargados de tratar a los adictos en el departamento manifestaron que los índices de consumo aumentaron progresivamente en los últimos años.

“El alcohol es una de las drogas aceptadas socialmente en Jáchal. Lamentablemente sus consecuencias se ven reflejadas en las estadísticas de accidentes de tránsito en nuestro departamento. En algunos casos las secuelas son mortales, en otros casos quedan los impedimentos físicos, discapacidades y limitaciones”, manifestó Lorena Sánchez. Además destacaron que en lo que va del año, se están realizando más de 30 tratamientos por consumo de estupefacientes y alcohol.

«Aumentó el consumo de marihuana, pegamento, mezclas de psicofármacos con bebidas y de a poco los jachalleros comienzan a experimentar el consumo de ácido y cocaína. Tenemos casos que van desde los 12 años en adelante con problemáticas por las adicciones. Es necesario aceptar y reconocer nuestros errores, necesitamos vencer los perjuicios a la hora de pedir ayuda», añadió Sánchez.

María Eugenia Godoy, a cargo del centro de contención, contó: «Cuando comenzamos los tratamientos es necesario sostenerlos en el tiempo, además es imprescindible el compromiso de toda la familia y no únicamente del emergente”. Al mismo tiempo, dijo: «El rol de los padres frente a determinadas problemáticas es crucial. Poner énfasis en los límites, revisar los patrones de consumo y educar con el ejemplo son algunas de las recomendaciones que proporcionaron los especialistas».

Las profesionales dieron algunas pautas que permiten reconocer si un adolescente puede estar iniciando una relación con el consumo, entre las cuales nombraron el bajo rendimiento escolar, cambios drásticos en la conducta, ojos enrojecidos, cambios en los grupos de amigos, mala alimentación, falta o exceso de sueño, sumado a la perdida de objetos en el hogar, son síntomas de alguna patología.

«Lamentablemente en el departamento tenemos casos profundos que requieren tratamiento residencial (casos que requieren internación)», concluyó Silvana Salas, otra de las licenciadas del área.

Fuente: Radio Nacional de Jáchal.

 

Loading Facebook Comments ...
Shares