Dejaron como nuevo el SUM de la parroquia «Monseñor Enrique»

31 de marzo 2016

Se trata del salón de usos múltiples que lleva el nombre del Padre Enrique, el cura párroco fallecido recientemente conocido por todos por ser un sacerdote constructor.

«Lo importante es concretar este sueño que es recuperar el salón parroquial que era del año 53 y nos pudimos constituir e imponer el nombre Francisco Enrique, yo creo que es un deber de justicia que trascienda porque ha sido un gran sacerdote de San Juan y de Santa Lucía», dijo el cura párroco de Santa Lucía Pedro Fernández. Con la presencia de sacerdotes y del intendente Marcelo Orrego se dejó inaugurada la remodelación y refacción del SUM de la parroquia.

Tanto el origen del nombre de esta parroquia como el departamento se remontan a mediados del siglo XVIII, época en la que se radicó en la zona la familia Irrazábal. Uno de sus descendientes, María Antonia Irrazábal de Pereira, devota de la santa, hizo construir una capilla en las cercanías del actual edificio parroquial. Al morir dejó en su testamento, realizado en 1784, importante donación para continuar con celebraciones en honor a Santa Lucía e instituyendo una novena. Durante el gobierno de Salvador María del Carril fue sancionada en 1869 la primera ley del régimen municipal por la que se dividió el territorio provincial en dieciocho departamentos, y uno de ellos tomó precisamente el nombre de la capilla, que ya para entonces cumplía las funciones de iglesia parroquial. Cuarenta años después, y a pedido de los vecinos, el obispo de Cuyo, Fran Marcolino del Carmelo Benavente, estableció la parroquia propiamente dicha el 23 de diciembre de 1907. Tuvo por sede el templo colonial construido en 1900 y su primer cura párroco fue el presbítero José Vozzi, de origen italiano, tal como refiere la investigación realizada por Ruth Viganó conjuntamente con las fotografías que ilustran esta nota.

Santa Lucía era una jovencita italiana que vivió en Siracusa, entre los siglos III y IV durante las persecuciones a los cristianos por parte del imperio romano. Consagrada secretamente a Dios, fue descubierta y decapitada el 13 de diciembre del 304. Su cuerpo incorrupto se encuentra en la iglesia de los Santos Jeremías y Lucía, en Venecia, Italia.

 

Loading Facebook Comments ...
Shares