La mujer que llega justo para salvar vidas

30 de marzo 2016

La rivadaviense Mónica Almazán (36), es policía desde hace 8 años y pudo salvarles la vida a dos jóvenes que quisieron suicidarse. Viene de una familia de policías y ella se ofrece ir a los lugares donde hay alguien en peligro de muerte. Ayer fue reconocida por la Municipalidad de Rivadavia.

Una adolescente quería suicidarse y su familia llamó a la Policía, fue entonces cuando Mónica Almazán salvó por primera vez a una persona que estaba al borde de la muerte. La agente se encerró en la habitación donde estaba la joven y después de una extensa charla logró convencerla de que no tomara pastillas para terminar con su vida.

“Ella me hizo entrar a mi sola y estuvimos hablando mucho. Hoy la tengo de amiga en el whatsapp y cada tanto le pregunto cómo está”, comenta Almazán, la agente que trabaja desde hace dos años en el Comando Radioeléctrico y ayer fue reconocida por la Municipalidad de Rivadavia por el acto heroico de haber asistido a una persona que vive en el asentamiento La Defensa, tras intentar quitarse la vida.

Este hecho fue el segundo en la corta carrera de la policía, donde su participación frustró un intento de suicidio. “Recuerdo que fue este año, el 2 de febrero para ser más precisa. Escuché por radio que pedían ayuda en el asentamiento detrás del Lote Hogar 3 y que se trataba de una persona que quería matarse. Yo pedí ir hasta el lugar y cuando llegué la esposa de un joven de 29 años estaba en la puerta de la casa esperándonos. Cuando entré, ya estaba colgado de un cable. Con el chofer del móvil comunal, David Poblete, lo bajamos y en el piso lo asistí con reanimación cardio pulmonar. A los ocho minutos, largó el suspiro y cuando se movió me dijo que lo salvara, que no lo dejara”, relata la agente de Policía. Pasados los días, Almazán volvió por la casa del joven para saber cómo estaba y su esposa le dijo que todo andaba bien.

Poblete también fue reconocido por el intendente Fabián Martín y ambos recibieron una plaqueta. Para Almazán, que se valore el accionar policial es muy valioso “porque los policías siempre somos visto como malos y, de esta manera, sentimos que le atribuyen importancia a nuestra labor”.

La agente integra el cuerpo de Policía comunal desde agosto del año pasado y asegura que le gusta su trabajo “porque vengo de una familia de policías, lo fue mi abuelo, mi papá y tengo dos hermanos oficiales. Salvar vidas me llena el alma y ayudar a la gente es lo que me hace bien. En los dos casos, yo quería llegar al lugar y salvarles la vida”.

Desde que nació vive en Rivadavia y tiene una hija de 5 años. “Cuando nos preparan hay que cumplir con muchas funciones y enfrentamos varias situaciones de riesgo. Después de vivir los problemas en la calle, cuando llego a mi casa es mi hija la que me da paz”, comenta.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares