Obama cosechó varias críticas durante su viaje por Latinoamérica al asistir a un partido de beisbol con Raúl Castro en Cuba y bailar tango con Mora Gogody en Buenos Aires horas después del atentado en Bruselas perpetrado por ISIS.