Un bebé de 3 días en la historia de una trascendental cirugía

14 de enero 2016

En el Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Rawson de San Juan, se hizo la primera corrección quirúrgica de una atresia de esófago por toracoscopía. La cirugía se desarrolló sin complicaciones y el paciente evoluciona acorde a lo esperado.

La cirugía toracosópica, además de la complejidad que presentó por tratarse de un bebé tan pequeño, implica un gran éxito a la hora de dejar de derivar pacientes a Capital Federal para este tipo de intervenciones, con el consiguiente ahorro económico y desgaste para instituciones, pacientes y familiares.

El esófago es el órgano que comunica la boca con el estómago; en la atresia de esófago el defecto consiste en que el esófago no se forma en su tercio medio, originando dos segmentos, uno superior y otro inferior, lo que impide el paso del alimento. En la variedad más frecuente se encuentra el extremo inferior unido y comunicando con la vía aérea, formando una fístula.

La atresia de esófago es un defecto congénito relativamente común de etiología desconocida, que se presenta en 1 de cada 5000 nacidos vivos en nuestro país. El 50% de los pacientes presentan anomalías asociadas, ubicándose a nivel del tracto urinario, digestivo, cardiaco y esqueleto.

Su diagnóstico y manejo han representado un reto para la cirugía pediátrica. El tratamiento consiste en ingresar al tórax (toracotomía convencional), reparar la fístula y unir los dos extremos del esófago atrésico.

La vía toracoscópica, evita la realización de una toracotomía con la consiguiente morbilidad que esta puede acarrear: sección nerviosa, adherencias costales, deformidad torácica, dolor crónico y grandes cicatrices antiestéticas.

La cirugía por vídeo o mínimamente Invasiva ha sido uno de los avances quirúrgicos más importantes de las últimas décadas. Al reducir las incisiones quirúrgicas, disminuir la morbilidad, menor dolor post operatorio y adherencias, y cicatrices mínimas.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares