«La gente lo venera como a Ganesha y le da dinero. Todos lo aman y buscan su bendición, pero somos nosotros quienes necesitamos una bendición. Vive una vida llena de dolor», explicó Bharati Roy, de 73 años, quien es la madre adoptiva de Kanai.