El ahijado presidencial que atesora una medalla

31 de diciembre 2015

Luis Castañeda (46) es el séptimo hijo varón y hermano del jefe comunal de Calingasta. Su padrino es Juan Carlos Onganía, el segundo presidente de facto que más duró en el poder. Lo único que recibió fue una medalla de oro que guarda su mamá. Lamenta no haber recibido ayuda para estudiar, tarea que completó con mucho esfuerzo.

La vida de Luis Castañeda transcurre como la de cualquier calingastino que sale a trabajar todos los días, regresa a su casa y comparte una cena familiar con el amor de su vida, Fanny, con quien se casó hace 19 años; con su único hijo varón y sus dos hijas. El pueblo es chico, pero no todos saben que Luis, el hermano del intendente, es ahijado del militar argentino que ejerció de facto la presidencia de la Argentina entre 1966 y 1970.

Incluso él mismo no lo supo hasta cumplir los 11 años y lo descubrió de pura casualidad. “Estaba hurgando cosas de mis padres y encontré una medalla que hacía alusión a mí”, recuerda. Castañeda es docente y dicta siete materias repartidas entre la Escuela de Barreal (pública de gestión privada, dependiente de la UCCuyo) y el Instituto de Formación Docente San Buenaventura. Al mismo tiempo, es vicedirector escolar de las orientaciones Técnica Agropecuaria y Técnica en Gestión y Administración Hotelera.

Esa medalla que encontró revolviendo pertenencias de sus padres es la que recibió su mamá “Chicha”-como le dicen a su madre Matilda- el día que fue apadrinado por ser el séptimo hijo varón. Fue el intendente de Calingasta de aquellos años quien representó la figura del padrino presidencial.

“Lo que recuerdo es que había un ambiente de mucho orgullo para mis padres y para mí también. Pero luego no se plasmó en ayudas concretas y para terminar la secundaria tuve que trabajar medio día. Con la llegada de la democracia, en 1983, César Ibaceta tuvo el intento de hacer algo. La idea era darme una beca para estudiar, pero no prosperó. Me hubiese gustado otra ayuda cuando fui a la Facultad. Con mi hermano Jorge (Castañeda) hicimos unas monedas y yo inicié el Primer Año de la Licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad, pero la situación económica no permitió que nos quedáramos en la ciudad de San Juan. Tuvimos que volvernos y trabajar en la cosecha”, relata.

Su mamá de 81 años guarda la medalla como si fuera un tesoro “y en algún momento pasaré a tenerla yo. Mientras ella viva, la va a cuidar muy bien”, indica el calingastino que pasa los fines de semana en Tamberías, junto a su familia. Allí hace chacras y tiene un criadero de cerdos para la elaboración de jamones. Para las vacaciones, suelen recorrer la provincia y la intención es empezar a conocer el país.

Como buen docente, Castañeda tiene curiosidad de saber cuántos niños fueron apadrinados durante el mismo período y no descarta comenzar una búsqueda por internet. “Sería bueno poder contactarnos y formar grupos con una finalidad específica como podría ser dar charlas sobre ciertas temáticas y contención por problemas sociales”, comenta.

Ante la posibilidad de que el Estado nacional deje de apadrinar a los séptimos hijos, este ahijado presidencial considera que “sería una locura sacarlo. Yo quisiera que los ayuden, que sean verdaderos padrinos”, concluye.

El origen

La tradición data de 1907 y corresponde a José Figueroa Alcorta. Alcorta apadrinó al hijo varón de un matrimonio de inmigrantes rusos que trajeron con ellos la creencia de que el séptimo hijo varón es un hombre lobo y la séptima hija mujer un bruja. Más adelante, en 1974, María Estela Martínez de Perón convirtió la tradición en ley. En un primer momento solo se aplicó a los varones, pero luego comenzó a aplicarse también a mujeres.

Institucionalmente, el Padrinazgo Presidencial surgió con el decreto 848/73 durante el Gobierno de Juan Domingo Perón y otorgaba como obsequio una “medalla de oro recordatoria”. Luego se ratificó por ley, se excluyó el ostentoso regalo y el Estado nacional aseguraba la realización gratuita de los estudios de nivel primario, secundario, universitario o especial que curse en establecimientos educativos oficiales.

 

Loading Facebook Comments ...
Shares