Del pizarrón y escritorio bancario, al sillón municipal

9 de diciembre 2015

Miguel Vega (44) fue “bautizado” en la arena política por mujeres militantes del Partido Justicialista que lo invitaron a participar cuando tenía 20 años. Este hombre de fe y familiero, asegura que su hobby es no parar de trabajar. Faltan horas para que comience a hacerlo por todo el pueblo jachallero.

La premisa fue una sola: hacer la entrevista antes de las 20 horas. Era domingo y el intendente electo por Jáchal, Miguel Vega, no falta a misa por nada del mundo y lo acompaña su familia: su esposa Azucena (45) y sus hijos Mariano (estudia Profesorado de Educación Física) y Camila (cursa el secundario). Su casa está ubicada en un pintoresco barrio jachallero, donde todos lo conocen. Es contador y da clases de Contabilidad en escuelas, incluso en un turno nocturno para adultos, y trabaja en el área Comercial de la sucursal del  Banco Nación que hay en la comuna.

Miembro de la Junta Departamental del PJ por varios años, nunca fue candidato a ningún cargo político. No era su aspiración. Justamente por eso, se llevó una gran sorpresa cuando supo que el intendente de Jáchal, Jorge Barifusa, lo mencionó en agosto del 2014 como su posible sucesor. Posteriormente, su nombre empezó a sonar cada vez más y no demoró en tener el respaldo de la comunidad. La sorpresa también fue de toda su familia que, en principio, no compartía la idea de verlo en el escenario de la política como protagonista central.

“En mi casa estaba dividida la opinión, porque las mujeres, tanto mi señora como mi hija, no querían que nos metiéramos de lleno en la política y mi hijo Mariano me dijo que apoyaba la decisión que yo tomara. Así estuvimos dos meses, hasta que en octubre del año pasado decidimos participar. Las dos mujeres que se oponían a que nos introdujéramos en el mundo de la política, surgieron más políticas que yo y lo han tomado con mucha responsabilidad”, indica Miguel Vega, el mayor de los cinco hermanos (cuatro varones y una mujer). Toda la familia paterna, con sus padres incluidos, vive en Jáchal.

El intendente electo nació en el centro del departamento, por la calle General Acha y fue presidente de la Unión Vecinal de su barrio. Estudió en la Escuela General San Martín y el secundario lo hizo en la Normal de Jáchal. Tuvo la posibilidad de cursar la carrera universitaria en la UCCuyo sin tener que irse del departamento.  “Soy una persona muy cercana a la iglesia católica y con el padre Miguel Algañaraz, que estuvo como párroco, pudimos traer al departamento la carrera de Enfermería y Contador Público”, precisa.

 

 

Se casó hace 22 años, confiesa que es muy familiero y que siendo intendente “nunca dejaría de ir a misa, de compartir en familia lo que suelo hacer los domingos y ciertas cosas que hacemos todos juntos”, señala el jachallero que ejerció muy poco como contador porque sus dos empleos no le dejaban margen de tiempo para dedicarse de lleno.

Vega es un enamorado de su Jáchal y está ansioso de trabajar por el departamento y su gente. “El jachallero que se va, añora Jáchal. Siempre digo que hay un Jáchal fuera de Jáchal, donde vaya encontrará un jachallero que extraña su pueblo. Somos un departamento que medianamente tiene todo y lo más lindo es  la gente, el clima y la relación que tenemos entre los jachalleros”, comenta Vega.

Su hobby es “trabajar todo el tiempo. Deporte no hago casi nada, algo de bicicleta, caminata y trotar, pero poco”, detalla. Su comida preferida es el asado y escucha música de todos los estilos “dependiendo del estado de ánimo”. Su libro de cabecera es la Biblia y en la TV mira noticias o películas.

EL VOTO DE LA GENTE

Miguel Vega señala que la comunidad lo eligió porque “la gente nos conoce. Yo nací, me crié, estudié y me formé profesionalmente en Jáchal y tengo a mi familia viviendo acá. He participado mucho en varias instituciones y pienso que, a lo mejor, la gente que nos conoce de niños ha puesto las esperanzas y el voto de confianza en mi persona”.

Vega considera que sobre lo construido hay que seguir construyendo, tratando de hacer una buena administración basada en la transparencia y en la honestidad.

“El diálogo con respeto es fundamental y un solo objetivo claro que es el crecimiento y bienestar del pueblo; poniéndonos de acuerdo con la camiseta de Jáchal, esa será la prioridad de la gestión. Abrir las puertas del municipio, descentralizarlo y hablar con todos los vecinos ya sea los que opinan igual o diferente. Nosotros no somos dueños de la verdad, creo que cada uno tiene algo para aportar y para que los jachalleros podamos vivir mejor”, señala el intendente electo.

A horas de asumir la intendencia, el jefe comunal asegura que aportará todo lo necesario para que Jáchal sea el centro del desarrollo del norte sanjuanino, sin dejar de lado la política de inclusión y apoyo social a la comunidad.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares