Gratis, se atiende integralmente a 10.300 diabéticos en el Marcial Quiroga

8 de octubre 2015

Por mes se invierten 2,5 millones de pesos para los tratamientos. Se les entregan a los pacientes desde la medicación hasta las tiras reactivas para medirse el nivel de glucosa en sangre.

Sin cobertura social, un diabético debe gastar mensualmente más de $1.000 en medicación y en tiras reactivas para medir el nivel de glucosa en sangre dos veces por día. En la Provincia,  10.300 pacientes con esta enfermedad crónica y que carecen de obra social reciben de manera gratuita medicación y tiras para medir el azúcar gracias al programa de Diabetes, implementado por el Ministerio de Salud en el que se invierte por mes $2,5 millones de pesos.

El Programa Provincial de Diabetes se puso en funcionamiento hace cuatro años. Los pacientes tienen entre un año y más de 80; el 45 % son hombres y el 55 % son mujeres. A cada paciente se le entrega medicación oral o insulina (dependiendo el tipo de diabetes) y tiras reactivas para que puedan medirse el azúcar en casa.

Mensualmente se destina al Programa 2,5 millones de pesos. Cuando un paciente sin obra social se entera que tiene diabetes, su médico de cabecera llena una ficha para que sea beneficiado. Inmediatamente el enfermo ingresa a una base de datos y recibe mes a mes la medicación y tiras reactivas en el centro de salud más cercano a su domicilio. Si durante dos meses o más no concurre a retirar los medicamentos, se visita al paciente en su vivienda para ver en qué estado se encuentra.

El financiamiento es netamente provincial. Es por eso que para poner en marcha el Programa hizo falta aprobar una ley en la Cámara de Diputados que permite destinar fondos para que aquellas personas sin cobertura reciban medicamentos y seguimiento profesional de manera gratuita.

Si bien son 10.300 los beneficiados con el Programa, se estima que entre el 8 % y el 10 % de la población padece diabetes y la gran mayoría se entera tarde. «El número de pacientes cubiertos es bueno porque a los 10.300 pacientes hay que adicionarle aquellos que se atienden en el sector privado. Lo mismo la idea es continuar extendiéndonos con redes de contención para que nadie quede desprotegido”, explicó la directora del Programa, Laura Otiñano.

Los equipos de salud que atienden a cada paciente están compuestos por un médico de cabecera, nutricionistas que elaboran las dietas acordes a las necesidades calóricas de cada paciente y oftalmólogos para controlar la visión. El objetivo es ofrecer un tratamiento integral que prevenga daños mayores en la salud del paciente como lo son la ceguera o los trasplantes de riñón.

Loading Facebook Comments ...
Shares