Los talleres comunitarios celebraron el mes de mayo con una gran feria

20 de mayo 2019

Con banderas, escarapelas, y mate cocido, la plaza Libertad se vistió de fiesta con emprendedores dispuestos a exponer y vender sus elaboraciones.

La Dirección de Talleres Comunitarios, dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, realizo la Feria “Día de la Escarapela”. La actividad se llevó a cabo en plaza Libertad de Villa Aberastain, Pocito.

Ramón Mario Balmaceda, de «Mario Cueros», es uno de los tantos artesanos que asistió este sábado a la plaza de Pocito. Es de La Rinconada, y trabaja el cuero desde hace muchos años, aunque él cuenta que hace tan solo 3 años que lo realiza para exponer.

“Quiero dejarle el oficio a mi hijo”, expresa Mario. Orgulloso, cuenta que ya han participado exitosamente de dos ferias internacionales, como también, que ha vendido sus productos en Cosquin y tiene promesa de vender a fines de junio en la Rural de Palermo.

“Nosotros compramos los materiales, cuero entero al por mayor y de ahí vamos cortando, los cueros más finos se utilizan en carteras, cintos, billeteras; la parte más gruesa, la usamos en los bolsos materos”, explica Balmaceda respecto de su labor. “El detalle que nos gusta poner es el nombre del departamento, para realzarlo”.

Una chef internacional también fue parte de la feria, Ámbar Manzano, venezolana que reside en la provincia desde el año pasado. Desde su casa en Capital, realiza y pone a la venta comida china, “Salty and Sweet”: “todo el mundo me pregunta el porqué, y es que en los años 50 llegó a Venezuela mucha migración portuguesa, asiática, árabe y ya son parte de nuestra cultura todas esas mezclas gastronómicas”.

Ámbar, entusiasmada en su primera presentación en la feria de Talleres Comunitarios, destacó: “Me gusta mucho vivir acá, San Juan tiene una movida cultural en crecimiento y da oportunidades a las personas que estamos llegando”.

Gladys Ester Peralta es una tejedora cuyo oficio ejerce hace más de 20 años. No deja de reconocer la ayuda que le brindó el ministerio de Desarrollo Humano con una máquina y materiales de insumo para sus artesanías, como también cursos de capacitación, pirograbado en madera y bordado mexicano. Todo un ejemplo a sus 64 años: “Me levanto a las 6 de la mañana y arranco a trabajar. Vaya dónde vaya, voy con mi tejido a cuestas”.

Loading Facebook Comments ...
Shares