Los pronósticos de inflación siguen altos para abril: rondaría el 4%

23 de abril 2019

Es porque hubo fuertes aumentos en el arranque del mes y en alimentos. De todos modos, sería menor a marzo, cuando llegó a un pico de 4,7%.

Las proyecciones de las consultoras para este mes anticipan que la inflación de abril rondará el 4%. Según estas estimaciones, el índice será menor al 4,7% de marzo, pero ven pocas chances de que perfore el piso de 4%: las remarcaciones en los alimentos antes del anuncio del plan de Precios Esenciales explican parte de la suba.

Para la consultora Elypsis, en la tercera semana de abril, la inflación tuvo una leve desaceleración respecto de la semana previa: 0,5% vs 0,7%. De este modo, la variación promedio de las últimas cuatro semanas se ubicó en 4,2%, frente al 4,4% que se registraba días atrás. La inflación núcleo semanal -que limpia la medición del efecto de los precios estacionales y regulados- fue de 0,7% frente al 1,1% previo.

Nicolás Crespo, analista económico de Elypsis, explicó que «a pesar de que en general se puede ver una baja, la inflación se mantuvo elevada en las últimas semanas en alimentos. El dato general de la inflación que nosotros estamos proyectando para abril da en torno a 4%. A veces da 4,1%, a veces da 3,9%. Está en el límite. Difícilmente dé abajo de 4%”.

Respecto de la evolución de la inflación núcleo, el especialista dijo que «en general cíclicamente cuando este indicador es muy alto una semana o dos, después tiende a aflojar un poco».

Para Crespo, «buena parte de la inflación de abril es producto de las subas anticipatorias de las empresas de alimentos». Las cuatro semanas que pasaron desde que se empezó a diseñar el nuevo plan de Precios Esenciales dieron margen para que las empresas se cubrieran remarcando. «Ya hace tres semanas que la inflación núcleo da más de 1%», dijo. Y adelantó: «La semana que viene, Alimentos debería estar más estable luego de haber subido bastante”.

Respecto a la efectividad de Precios Esenciales, Crespo destacó que «este no es un plan anti-inflacionario, es un plan de contención social. Sirve para proteger el bolsillo de los sectores más desfavorecidos. No es algo que vaya a bajar la inflación. Si tiene algún impacto, será marginal. El peso que tienen estos productos en el índice es bajo».

Para Jorge Vasconcelos, economista del IERAL, «los anuncios tienden a generar algún alivio en el bolsillo de distintos segmentos de consumidores. Tendrán verdadero impacto sobre las expectativas en la medida en que la inflación comience a ceder». Sostuvo que la ampliación del esquema de «Precios Cuidados» y el despliegue del resto de los incentivos (Ahora 12, descuentos focalizados, créditos Anses) «no tienen entidad para bajar la inflación, un fenómeno que tiene que ver con otras variables». Vasconcelos indica que en la segunda semana de abril aparecieron los primeros indicios de moderación en el ritmo de aumento de los precios.

«Hay que ver si esta desaceleración se profundiza -siguió Vasconcelos-, o si ocurre un nuevo sacudón en las expectativas, con un tiempo cada vez más escaso de cara al proceso electoral. En el plano técnico, el freno a la inflación observado en la segunda semana de abril muestra que los instrumentos de corto plazo de la política económica habían comenzado a recuperar efectividad. La base monetaria apunta a contraerse 1,7% en abril en relación a febrero, con una variación interanual que convalida poco más de la mitad de la inflación de doce meses (30 % vs 55 %). Sin embargo, hay que ver la reacción del mercado cambiario a los datos de inflación, para determinar si el cambio de tendencia de las últimas dos semanas se extiende o vuelve a frustrarse». Y destacó que «las medidas del miércoles pasado, que tienen más componente político que fundamentos económicos, necesitan converger con un aplacamiento efectivo de las tendencias inflacionarias, para que puedan ser catalogadas de exitosas».

Para María Castiglioni, directora de la consultora CyT, «es difícil cuantificar cuál será el efecto de las medidas, pero sin dudas (la inflación de abril) será menor. El impacto tiene más que ver con un estado de ánimo que con la recuperación». En un informe, la consultora destacó que «los pobres resultados obtenidos hasta el momento en materia de inflación y las dudas que hay sobre quién será el presidente a partir de diciembre atentan contra la credibilidad en las medidas que vaya anunciando el Gobierno».

Clarín

Loading Facebook Comments ...
Shares