¿Por qué el dólar baja y los precios no?

5 de noviembre 2018

La última corrida cambiaria produjo una escalada en los precios, pero una vez que la divisa cedió, los precios no lo hicieron. ¿Qué esperar?

Pese a la caída del dólar, los precios continúan en aumento, los supermercados recibieron las listas de sus proveedores con incrementos del 6%, la nafta aumentó un 1,75%, el diesel un 3%, y se espera que para fin de año se incremente otro 9%. Todo esto, mientras que el dólar bajó de $42 a $36, ¿cómo se explica?

En general, los precios son sensibles a las subas, pero se muestran muy inelásticos a la baja. De acuerdo con el economista Pablo Salvador, el efecto en la baja del consumo es un aumento en los precios.

«El dólar está bajo porque la tasa de interés está muy alta, la gente prefiere tener plazos fijos, y las empresas venden sus dólares para invertir en letras o poner el dinero en el banco», explicó.

Es decir que la moneda local no se ha reforzado por una mejora en la economía, sino por una modificación en los rendimientos de los diferentes instrumentos financieros. Paralelamente, algunos productos, como los combustibles, aún tienen atrasos en los precios que van del 10% al 15%, por lo que se espera que sigan subiendo.

Cuando sube el dólar suben tarifas y combustibles, y sube el precio del transporte que se traslada a los precios de los alimentos por el cargo extra que tienen los fletes.

«Si la recesión se profundiza y la gente deja de comprar, recién ahí vamos a ver que los precios bajan, pero para octubre se espera una inflación que va a ser inferior a la del mes anterior, porque al no haber consumo, se enfría la economía», señaló el especialista.

 

De esta manera, los comerciantes se ven obligados a absorber parte de los incrementos, resignando ganancias, a fin de no profundizar la caída en el consumo, que a mediano plazo puede ser mucho más perjudicial.

 

 

 

Los Andes

Loading Facebook Comments ...
Shares