Una bibliotecaria que rompe los esquemas

4 de noviembre 2015

Graciela Tello (45) es bibliotecaria desde hace siete años y fue distinguida por la Biblioteca Nacional de Maestros. Su propuesta, plasmada en un proyecto, es que las bibliotecas escolares renueven la forma de interactuar con la comunidad educativa.

La Biblioteca Nacional de Maestros (BNM), dependiente del Ministerio de Educación nacional, hará este viernes el “Encuentro Virtual de Bibliotecarios Escolares” en la ciudad de Buenos Aires y, como lo hizo los seis años previos consecutivos, lo retransmitirá en vivo por teleconferencia a todo el país. Esta es una capacitación virtual (en San Juan se presenciará en la sede que tiene OSDE en la ciudad) destinada a bibliotecarios escolares de nivel secundario, tanto de escuelas estatales como privadas. Esta vez, la modalidad es distinta porque la BNM pidió a cada provincia que eligiera a un bibliotecario que trabajara en escuela y hubiera elaborado un Proyecto Pedagógico Institucional valioso para su comunidad educativa. Fue entonces, cuando Graciela Tello, sin imaginárselo, tomó protagonismo porque quedó elegida para que en Buenos Aires represente a los bibliotecarios locales.

Tello viajará hoy a Buenos Aires, porque desde mañana participará de una serie de actividades programadas que incluye un taller de conservación, un recorrido por la BNM y un almuerzo, además de participar del encuentro.

La bibliotecaria trabaja como titular en la Biblioteca del Magisterio y en la Escuela EPET N° 5 con un cargo interino. “Comencé estudiando docencia y me recibí en 1994, del 2000 al 2005 estudié para bibliotecaria y fue en el 2007 cuando ya empecé a ejercer en la Biblioteca del Magisterio. Y desde hace cuatro años trabajo en la EPET”, indicó Graciela Tello, la mujer que vive en Capital junto a una de sus tres hermanas. Previo a ejercer como bibliotecaria, Graciela fue dos años maestra jardinera.

“Siempre me gustó ser bibliotecaria, porque es brindar un servicio a la comunidad ya sea del barrio o educativa. Y lo importante es ofrecerlo con amabilidad. Me interesa que los chicos ocupen un espacio, compartan, y poder orientarlos con la bibliografía. Nuestro trabajo va más allá de ofrecer un libro. Por eso, mi proyecto fue concebido para que la biblioteca sea vista como un todo en una escuela y no como algo distante, sin interacción. Me interesa que los alumnos se sientan cómodos”, detalló. El proyecto que elaboró Tello se llama “La importancia de la lectura” y fue elegido porque la intención es premiar la incorporación del bibliotecario al Proyecto Educativo Institucional. Es decir, que los bibliotecarios trabajen junto a toda la comunidad educativa y no por separado.

Para Graciela, conocer que fue distinguida en forma honorífica “fue un honor, nunca lo pensé. No cambiaría mi trabajo, porque quiero volcar con humildad lo que sé”, concluyó.

 

 

Loading Facebook Comments ...
Shares